28 de octubre de 2020

Proponen que prepagas reduzcan 50% las cuotas durante la pandemia.

En medio de una brutal caída en el ingreso de los y las argentinas, la diputada Gisela Marziotta presentó un proyecto que podría ayudar a aliviar el bolsillo de los usuarios del sistema privado de salud y además, evitaría la sangría que sufren las prepagos por la caída en la nómina a de clientes.

El proyecto de ley, que se presentó hoy en la Cámara de Diputados, propone que las cuotas de los planes de prestación de servicios de medicina prepaga tengan un descuento del 50 por ciento por el tiempo que dure la cuarentena debido a la emergencia sanitaria, y plantea que sea de carácter retroactivo al 20 de marzo, cuando comenzó el aislamiento obligatorio.

Hoy, la cuota de un grupo familiar de cuatro personas no baja de 14 mil pesos, en las prestarías más económicas y los planes premium oscilan los 30 mil pesos, siempre que ningún miembro supere los 65 años, donde la cuota se dispara sustancialmente.

Gisela Marziotta, diputada del Frente de Todos.

“El objetivo es que el esfuerzo sea compartido entre usuarios y usuarias, por un lado, y las empresas de medicina prepaga por el otro, para alcanzar una salida solidaria a la crisis económica ocasionada por la pandemia del COVID 19”, destacó la legisladora.

En el texto de la iniciativa, propuso «suspender la rescisión por falta de pago de los contratos de prestación de servicios de medicina prepaga en los casos en que el usuario acredite que por su condición de monotributista, autónomo o desempleado no ha percibido ingresos propios de ningún tipo durante la vigencia del aislamiento obligatorio».

“Este proyecto busca llevar alivio a vastos sectores que durante esta crisis han percibido menos ingresos y adquiere importancia mayor para los residentes de la ciudad de Buenos Aires donde, según datos de la UCA, el 41% tiene como cobertura médica algún plan de medicina prepaga”, precisó.

En los fundamentos del proyecto, la ex candidata a vicejefa de gobierno porteño expresó también que «desde el inicio del aislamiento las prepagas brindan muy pocas prestaciones médicas que no estén vinculadas al COVID-19 o se limitan a casos de urgencia» y remarcó que «en muchos casos se dan turnos para consultas que terminan siendo cancelados o reprogramados”.

“Asumimos la defensa de los derechos de los usuarios y usuarias de los servicios de medicina prepaga entendiendo que el acceso a la salud es un derecho humano que debemos garantizar en todas circunstancias y más aún en medio de una crisis sanitaria como la que estamos viviendo”, concluyó Marziotta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *