22 de octubre de 2020

Crisis políticas en Chile y Brasil origina el coronavirus, mientras China enfrenta un rebrote.

El presidente chileno, Sebastián Piñera, echó a Jaime Mañalich del Ministerio de Salud y designó en su lugar al ex presidente del Colegio Médico Enrique Paris, en medio de la crisis sanitaria que vive el país, que supera los 160.000 contagiados y los 3.000 fallecidos.

El cambio tuvo lugar luego de que se conociera que las muertes en Chile superarían actualmente los 5.000 casos, según un informe que el Ministerio de Salud –todavía con Mañalich a cargo- envió a la Organización Mundial de la Salud (OMS), al que tuvo acceso el Centro de Investigación e Información Periodística chileno (Ciper).

Según este informe, especialistas explicaron a Ciper que el departamento de estadísticas del Ministerio de Salud informó que las muertes por coronavirus en Chile serían más de 5.000, superando los 3.101 casos reportados por el gobierno, debido a que los fallecidos por el virus no sólo cuentan a los que tenían examen PCR positivo cruzados con su inscripción de defunción en el registro civil, sino también a aquellos clasificados como “sospechosos o atribuibles” a Covid-19.

En Brasil, el presidente Jair Bolsonaro viene manteniendo una dura pulseada con la corte suprema, los gobernadores estaduales y algunos medios de comunicación que en muchos casos –no todos- se originó en su manejo de la pandemia, que exhibe como resultado que el gigante sudamericano sea el segundo país del mundo en cantidad de muertes y contagios.

Claro que no sólo esa es la lucha que libra el líder ultraderechista. También carga contra la corte que lo investiga por obstrucción de la justicia, además de un caso abierto en el Tribunal Superior Electoral sobre si fueron usadas redes ilegales de fake news en la campaña de 2018, lo cual anularía la victoria de la fórmula Bolsonaro-Mourao.

Todo ello empujó en las últimas horas a que aparecieran rumores de posibles movimientos de ruptura de la base militar con el presidente, quien al fin y al cabo también es un representante de las Fuerzas Armadas -es capitán del Ejército retirado-, pero esa atmósfera de crisis tiene como telón de fondo la política frente a la pandemia, que dejó más de 42.000 muertos.

Las crisis sociales, políticas y económicas causadas por la pandemia fueron hoy el tema de un mensaje del papa Francisco para el 4º Día Mundial de los Pobres.

El jefe de la iglesia católica aseguró que el coronavirus ha desafiado muchas suposiciones porque «nos sentimos más pobres y menos autosuficientes porque hemos percibido nuestras limitaciones y la restricción de nuestra libertad», y fustigó a quienes «se llenan los bolsillos» y no se conmueven con la pobreza.

La pérdida de empleos junto con la oportunidad de pasar más tiempo con sus seres queridos «de repente nos abrió los ojos a los horizontes que hemos dado por sentado desde hace mucho tiempo», y el período de encierro permitió a muchos redescubrir «la importancia de la simplicidad y de mantener nuestros ojos fijos en lo esencial », agregó el pontífice.

En el otro extremo del planeta, China cerró hoy el mayor mercado de alimentos de su capital, Beijing, y aisló 11 complejos residenciales cercanos después de que se detectaran más de 50 casos de coronavirus de transmisión local en los últimos tres días entre personas que trabajan o visitaron el mercado, los primeros de su tipo en casi tres semanas en el país cuna de la pandemia.

El brote demostró la capacidad del virus de reaparecer al relajarse la cuarentena y las restricciones generales a la movilidad, y la rápida respuesta de las autoridades de Beijing refleja el énfasis en actuar rápido para evitar la propagación de nuevos casos donde sea que se detecten, una lección aprendida por China de su brote inicial, que también fue en un mercado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *