2 de diciembre de 2020

Capitanich autorizó al pastor Ledesma a realizar la multitudinaria celebración de Pentecostés.

“Contaron con nuestra autorización verbal”. Esta fue la respuesta del gobernador, Jorge Capitanich, al oficio judicial emanado por la Fiscalía Federal de Resistencia donde se le consultaba respecto de si avaló la multitudinaria celebración de Pentecostés que encabezó el pastor Jorge Ledesma, de la Iglesia Cristiana Internacional, el 31 de mayo pasado, en la zona sur de Resistencia. Por este hecho, Ledesma está siendo investigado por la presunta violación de la cuarentena y por poner en riesgo la salud pública en el marco de la pandemia por el nuevo coronavirus.

La respuesta del gobernador, que contradice lo señalado en su momento por el Director de Culto, Pedro García, ingresó a la fiscalía el 4 de junio pero recién trascendió esta semana. En la misma, Capitanich recordó que el 29 de mayo, dos días antes de que se celebre el Pentecostés, mantuvo un encuentro con Jorge Ledesma, “representante de la Iglesia Cristiana Universal” (sic) y otros miembros del culto evangélico quienes le solicitaron la posibilidad de celebrar el Día de Pentecostés “fecha de enorme significado para la comunidad cristiana” con la “presencia de público”.

Los religiosos, además, presentaron una propuesta de cómo sería el operativo de bioseguridad para la celebración, “el que incluía un listado de medidas preventivas, extremando precauciones referidas al distanciamiento social, higiene y demás elementos necesarios e imprescindibles para garantizar la protección y cuidado de los asistentes”.

Asimismo, sostuvo que se analizaron variantes de medidas a tomar, tales como “la disposición de sillas con distanciamiento en calles públicas o espacios libres (con igual criterio al utilizado en oficinas públicas declaradas esenciales y entidades bancarias de atención al público), además de adecuaciones especiales como uso de túneles sanitizantes, sector afectado al estacionamiento vehicular para el descenso de pasajeros, la no utilización de imposición de manos y demás ritos que impliquen contacto físico, entre otros”.

Parte del oficio presentado por el gobernador ante la fiscalía Federal de Resistencia.

Capitanich señaló además que tras esta charla se comunicó con el intendente de Resistencia, Gustavo Martínez, quien “manifestó la conformidad para la realización de estos eventos, en virtud de la especial petición formulada”.

El gobernador dejó en claro que “las celebraciones contaron con nuestra autorización verbal, entendiendo que no se requerían ninguna otra autorización especial” y recordó que hay un artículo del decreto 560/2020 que abre esta posibilidad. El mismo señala que en cuanto a las misas, reuniones y congregaciones religiosas, “se determinará un plazo de 72 horas conforme a una metodología de consenso de cada comunidad espiritual y religiosa en el marco del funcionamiento participativo de la Mesa Interreligiosa Provincial”.

Además, recordó que está vigente la ordenanza 13.275 del municipio de Resistencia, que regula los Auto-Eventos, que son acontecimientos que se realizan con público presente pero dentro de sus automóviles. “Esto permitió con anterioridad la realización de otra celebración religiosa, en el mismo predio y de similar naturaleza”, recordó.

Deja una respuesta