28 de noviembre de 2020

«La gente comprendió que las medidas no son simpáticas, pero sí necesarias».

El ministro de Gobierno, Juan Manuel Chapo, analizó los resultados de las medidas de restricción de la circulación implementadas por la Provincia para la actual etapa del aislamiento preventivo, social y obligatorio; luego de tres jornadas en que la comunidad demuestra en las calles una creciente comprensión en esta vuelta a la etapa más rigurosa de la cuarentena.

«El objetivo primordial es bajar los contagios y para esto es clave desalentar la circulación», reiteró el funcionario y aseguró que el Gobierno  entiende la situación de muchas familias que, más allá de poder estar aisladas, se encuentran con situaciones desde los emocional difícil de manejar; y a aquellos que viven día a día y se ven complicados por al situación. «Pero para esto tenemos un Estado presente, desde la producción de alimentos, la provisión de medicamentos y elementos de bioseguridad, higiene e incluso lo que ha hecho la Nación con el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) que logró contener a 319.000 personas en la provincia», destacó.

En esa línea, Chapo marcó que «a pesar de esta situación tan dura, la gente ha comprendido que las medidas son necesarias, aunque no sean simpáticas, para poder controlar una situación que se ha ido de las manos en países de avanzada». «Tenemos un sistema de Salud que ha sido fortalecido, pero tenemos que tener el mayor recaudo para poder sostener un situación de pico de contagios», planteó.

Lógicamente, el objetivo del Gobierno es sostener «aplanada» la curva de contagios. En eso se fundamenta la decisión de retomar los controles y las medidas estrictas para desalentar la circulación.

Operativo cerrojo

Por estas horas, unos 600 agentes policiales se ocupan de operativos de control de circulación en todo el Gran Resistencia, con retenes fijos y móviles, con especial énfasis en zona Sur que es donde se registra el mayor traslado de personas y vehículos. «En los días previos a la firma del Decreto 702/20 ya había gente demorada, pero la intención es no llegar a esa instancia sino a evitar la circulación»,  el ministro y aclaró que el procedimiento consiste en informar a las personas sobre la causa y enviarlas de vuelta a sus domicilios.

El ministro entendió que las cifras de demorados por violar la cuarentena son «altas» y recordó que nadie fue demorado por «ir a comprar el pan». «Hablamos de personas que salían de sus hogares para realizar actividades no esenciales y esto nos da la pauta de que algunos no han comprendido la importancia de permanecer en su casa», afirmó.

Se esperan propuestas

Con el inicio de la semana y los anuncios sobre las nuevas características de la cuarentena, en el Chaco revivió con inédita virulencia en tiempos de pandemia la discusión política con la oposición azuzando los «errores» en la gestión de la emergencia por parte del Gobierno y contundentes respuestas remarcando la nula colaboración prestada por quienes encabezaron las críticas.

En ese contexto Chapo no dudó en calificar a la decisión del gobernador Jorge Capitanich, como la «más acertada». «Si alguien cree que hay otra forma de hacerlo, lo que tiene que hacer es proponerlo: lo cierto es que hasta ahora no hemos recibido más que agravios», aseguró.

El ministro entendió que «por lo visto en otros países, estos recaudos que estamos tomando son los necesarios para que el sistema sanitario esté en condiciones de sostener la demanda, y para esto tenemos que garantizar los menores indicadores de circulación». «Es difícil, es un enorme esfuerzo de la población y por eso debemos actuar con mucha madurez: no sirve de nada intentar sacar rédito político porque en una tragedia nadie gana», sentenció.

Buenos resultados

El ministro destacó la tarea conjunta de todos los Ministerios, aunque lógicamente el insumo básico lo tiene Salud Pública. «Los demás también han tenido un rol preponderante a medida que el gobernador Capitanich nos fue asignando funciones», apuntó

En ese sentido, resaltó el caso testigo del Gran Toba, donde «el trabajo coordinado por la doctora Centeno nos ha permitido frenar el foco de contagio y tener muchas altas». Esto se ha ido replicando en otros lugares, como en el barrio Mapic, Don Santiago 3 y Villa Prosperidad; donde su fueron detectando casos y se hicieron todos los esfuerzos para frenarlos, «para que la situación no se vuelva inmanejable», indicó.

Aislamiento comunitario

El criterio que se ha tomado es que aún ante síntomas leves, cuando la persona con COVID-19 positivo tiene algún factor de riesgo, como puede ser la edad o alguna patología de base, pueda cumplir con un aislamiento comunitario para tener seguimiento mucho más exhaustivo y propiciar a que la evolución no sea negativa.

Este aislamiento comunitario es “no hospitalario”, detalló Chapo y para eso se está preparando el Centro de Convenciones Gala, por ejemplo, que permite prevenir el agravamiento de los síntomas cuando se trate de pacientes positivos leves. «Ya estamos con este proceso en marcha», afirmó el ministro.

En la jornada del miércoles se detectaron cuatro casos positivos en los operativos que puso en marcha el Gobierno, todos ellos en pacientes asintomáticos. De todas maneras, todos continuarán transcurriendo la enfermedad en sus domicilios, al menos por el momento.

Deja una respuesta