19 de octubre de 2020

Con estrictas medidas sanitarias, las ferias de frutas y verduras siguen trabajando.

Las ferias de la ciudad, adoptadas por muchos vecinos como la opción más conveniente a la hora de abastecerse de frutas y verduras, han logrado mantenerse activas a pesar de los vaivenes impuestos por la emergencia sanitaria que generó el desembarco del conronavirus en el Chaco, allá por los primeros días de marzo.

La postal de los distintos puestos, como en casi todo desde el inicio de la pandemia, ha cambiado sustancialmente. Los barbijos y elementos de higiene son usados a rajatablas por los feriantes. «Tenemos un protocolo que nos había dado la policía, tratando de mantener el distanciamiento y todas la medidas recomendadas para evitar los contagios», explicaron los emprendedores en declaraciones a Radio Provincia.

Incluso, los propios comerciantes decidieron no vender a quienes se acercan a los puestos sin los elementos de seguridad mínimos como los tapabocas.

Dónde encontrarlas

La semana de muchos de estos vendedores comienza en martes, en Mc Lean y Perón, donde también se encuentran los viernes. Pero en esos días, también hay venta callejera de frutas y verduras en Laprida, entre Güemes y Pellegrini; los miércoles y sábado en la Plaza 12 de octubre; y  jueves y domingo en la Plaza 9 de Julio. En general, atienden de 8 a 13.

A diferencia de lo que pasó al inicio de la emergencia sanitaria, los emprendedores notan que “por ahora, no subieron los precios de los productos más requeridos”.

La llegada del invierno trae algunas subas estacionales en los zapallitos, los morrones o los tomates, pero por el momento “no hay cambios”.

Ahora están más estabilizados los precios, si se compara con marzo, con algunos aumentos producto de la demanda. «Hoy por hoy, se mantienen los precios», sostuvieron los comerciantes.

En cuanto al movimiento de personas, los comerciantes indicaron que «la cantidad de clientes es la normal». Hay que tener en cuenta que los alimentos son productos esenciales y su comercialización es una de las actividades exceptuadas. De hecho, los vecinos pueden acercarse a la feria sin permiso de circulación alguno, si se encuentran en un área cercana.

«Cuando arrancó la pandemia tuvimos un parate de 15 días, pero después de eso se definieron los protocolos y volvimos a trabajar», contó Rubén, uno de los feriantes.

Producción local

En la feria venden papa, cebolla, y todo tipo de verduras, que en su gran mayoría se producen fuera de la provincia. En la zona, sólo se consigue rúcula, cebollita de verdeo y otros productos «verdes».

«La idea del gobernador, Jorge Capitanich de promover la producción local es buena, pero por ahora en la provincia no tenemos muchos productores», consideró

Los verduleros se abastecen en el Mercado Central. Por estas horas, se espera la llegada de los mejores cítricos ya que las condiciones climáticas, básicamente las bajas temperaturas no han permitido culminar definitivamente el ciclo para su cosecha.

«Los cítricos vienen mucho de Monte Caseros y Mocoretá (Corrientes), que viene de salir de un momento complicado por el coronavirus; estamos esperando otra helada para que tengamos lo mejor», apuntó el propio Rubén.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *