2 de diciembre de 2020

Hipódromo de Palermo: puertas cerradas, los peones dentro.

En el hipódromo de Palermo tuvo lugar un hecho insólito y a la vez aberrante: tiene las puertas cerradas pero con los peones dentro. Y esto no es todo, se dio a conocer que hace 90 días se encuentran encerrados y hacinados en el lugar.

“Hay gente afuera y adentro. La empresa tomó la decisión de cerrar las puertas con llave, porque somos unos mohicanos y energúmenos y acá solo se pide que se aplique protocolo de seguridad de los trabajadores esenciales”, sostuvo uno de los trabajadores.

Pidieron “entrar y salir de la villa porque los peones están hacinados hace más de 90 días y la empresa no quiere escuchar y no tiene nada que ver con los empleados porque nosotros somos propietarios de los caballos de carrera no de la empresa de Absa”, dijo.

Agregaron que “ellos quieren manejar a los peones como si fuese una empresa”.

«Nos están manipulando, somos varios los que estamos en esta situación y solamente algunos podemos salir a comprar y nada más. El resto se tiene que quedar acá adentro. Queremos que nos garanticen el derecho de poder salir y al otro día ingresar a trabajar sin restricciones», contó.

«Algunos chicos son de afuera y otros vivimos acá. Trabajamos de lunes a lunes y si salimos nos suspenden y nos descuentan el sueldo», explicó.

Los damnificados son al menos unos 200 peones encargados de entrenar a los caballos sobre la pista del hipódromo, bañarlos y darles de comer. Muchos de ellos, según comentaron fuentes del ambiente hípico, trabajan de manera informal y viven en el Barrio Mugica (ex Villa 31).

«Nos sentimos presos hace tres meses, estamos peor que en una dictadura. El protocolo es perverso y siniestro. Podemos salir pero cuando regresamos no nos dejan entrar y nos suspenden. Estamos durmiendo en el suelo, los baños son inmundos, no hay limpieza», denunció.

Deja una respuesta