19 de octubre de 2020

Tayara: «Lo que pasó en el Perrando fue un acto de vandalismo».

En medio de la investigación judicial en marcha, el subsecretario de Obras Públicas del Ministerio de Infraestructura, Federico Tayara, descartó que el incidente ocurrido con la provisión de aire comprido en la Pastilla 6 del hospital Perrando el último martes haya podido tratarse de una falla técnica y no dudó en afirman que lo que ocurrió «fue un acto de vandalismo».

En declaraciones a Radio Provincia, el funcionario explicó que «desde la parte técnica, no hubo falla». En ese sentido, añadió que las instalaciones sanitarias, aparte de la obra civil y arquitectónica, tienen una infraestructura «de servicio que apoya y soporta todo el trabajo que se realiza en un nosocomio», es decir, redes troncales eléctricas, corrientes débiles, gases médicos (oxígeno, aire comprimido) y corrientes controladas para equipos de altísima tecnología como tomógrafos, instalaciones sanitarias. En síntesis, «el hospital es una especie de industria al servicio de Salud Pública», explicó el especialista.

Las Pastilla 6
Tayara comentó que al momento de surgimiento de la COVID-19, al tratarse de una enfermedad infecto-contagiosa, se hizo necesario cierto tratamiento de aire que ahora hay en la propia Pastilla 6, en el Hospital Modular, en Sáenz Peña y Castelli; y con filtrado de alta eficiencia. «Luego se agregó presión atmosférica negativa dentro de las salas, lo que garantiza que, al abrir cualquier abertura, el aire siempre ingresa a la sala pero no sale», detalló.

Esto se logró haciendo conductos de retorno con extractores en el cielo raso y pasando por diferentes filtros de alta eficiencia, donde queda el 99,9 de las partículas que puede llevar el virus infectocontagioso. En estos filtros hay, además, lámparas ultravioletas que terminan destruyendo cualquier tipo de bacteria o elemento contagioso.

«Esto es lo que hemos hecho en el proceso de lograr las condiciones más óptimas en las salas de terapia intensiva», aseguró el subsecretario. A la vez se agregaron redes troncales de los tres gases medicinales, de los cuales uno de estos fue el implicado en este episodio que se investiga. «Las válvulas deben ser accesibles, porque ante cualquier pérdida o problema, deben estar disponibles fácilmente para el personal que hace el mantenimiento en el hospital, y permiten ir seccionando ante eventuales problemas técnicos», dijo y sentenció: «Nadie diseña una red de gas médico con una válvula inaccesible, con lo cual esto estuvo bien diseñado y lo que hubo fue un acto de vandalismo total».

Obras en marcha

El subsecretario Tayara destacó además la continuidad de obras de infraestructura trascendentales, a pesar de los vaivenes generados por la pandemia. Una de esas obras es la autovía de la ruta 11, que se había paralizado prácticamente durante la gestión anterior.

«Es un alivio para Resistencia poder contar con la autovía, que cuenta con un ritmo de trabajo importante, y permitirá hacer toda esa travesía urbana que hoy nos complica mucho», consideró.

Además se está ejecutando pavimento urbano en Villa Pegoraro, en la Avenida Alberdi, y se están evaluando otros proyectos que podrían contar con financiamiento nacional.

En ese marco, Tayara remarcó que será fundamental acceder a financiamiento internacional para lo cual hay gestiones en marcha. «Sin duda la gran obra de infraestructura requiere financiamiento internacional, y en esa línea se evalúan créditos de Fonplata, para obras sanitarias que se prevén ejecutar el año que viene, junto a las de acceso al puerto Las Palmas y la ruta 13», puntualizó.

Gas natural

Tayara detalló asimismo que la red de gas natural de Resistencia está «terminada». «Hoy está licitada y adjudicada la red interna de gas del hospital, que va a alimentar las calderas, la sala de máquinas, lavadero y la parte donde están los termotanques», destacó. Las calderas del nosocomio que funcionan actualmente son alimentadas a gasoil, lo que eleva los costos de operación, además de exigir una logística más complicada.

El diseño de la red troncal fue planteado para ofrecer también la posibilidad de abastecer a algunos sanatorios de la zona. Sin embargo, por el momento estas instituciones han logrado avanzar con los trámites con distintas empresas para hacer la redes internas: para conectarse hay que presentar proyectos que requieren la aprobación de Gas NEA, para luego ejecutar los trabajos.

En cuanto a las conexiones domiciliarias, la pandemia obligó a interrumpir las gestiones con el Nuevo Banco del Chaco en la búsqueda de poner a disposición de los vecinos una línea de crédito para financiar la instalación de la red interna en hogares y comercios. «Por ahora, estas conversaciones están suspendidas pero tenemos previsto retomarlas en el corto plazo, sobre todo por los beneficios que tendrá para los comercios grastronómicos», planteó.

Hay que tener en cuenta que estas obras pertenecen al ámbito privado y en la etapa actual del aislamiento sólo se pueden ejecutar este tipo de trabajos siempre y cuando estén vinculados a la salud.

En cuanto a las proyecciones para continuar la red troncal y permitir acceder al gas a otros sectores de la ciudad, Tayara contó que la idea es continuar por la peatonal e ir hacia la zona sur, en el cuadrante de Alberdi, Las Heras, 9 de Julio y Avenida Rodríguez Peña. «Está previsto que Gas NEA siga haciendo inversiones en ese sector de la ciudad, y también se está viendo lo que sería el abastecimiento de GNC como un potencial nicho de evolución ya que para los vehículos significaría reducir costos operativos en un tercio aproximadamente», indicó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *