22 de octubre de 2020

Buscaban su primer hijo y quedó embarazada de trigemelas, un caso que ocurre cada 200 millones de embarazos.

Vanina Catalá Ortmann está embarazada de trigemelas, un caso excepcional que según profesionales se da cada 200 millones. Junto a su pareja, Leonel Chainski, viven en Lomas y llevan siete meses transitando una experiencia llena de alegría y expectativa.

Del embarazo se enteraron mientras disfrutaban de unas vacaciones por Europa y, una vez que regresaron a nuestro país, les transmitieron una noticia que no esperaban. «Hicimos la ecografía en el Grupo Médico Progenie y nos confirmaron que era un embarazo trigemelar. Fue una gran sorpresa que nos llenó de felicidad y a la vez es algo re loco porque no suele ocurrir así que estamos cayendo a medida que pasan los días», remarcó Leonel.

Se trata de un embarazo monocorial triamniótico, lo que significa que las tres niñas son genéticamente idénticas. Como es un diagnóstico poco frecuente, decidieron hacer consultas con varios profesionales que les indicaron los pasos a seguir.

«Luego recorrimos lugares de La Plata, Quilmes y Lanús pero decidimos quedarnos con el primero, que queda en Lomas y tiene un grupo humano bárbaro», contó Leonel. En Progenie, ubicado en la calle Pereyra Lucena, la ecógrafa es María Inés Visco y el obstetra, Marcelo Rey.

«Estoy teniendo un excelente embarazo, muy tranquilo y rodeado de ambas familias. Con los miedos de un embarazo múltiple, ya que había complicaciones y más aún siendo mamá primeriza, pero por ahora va todo muy encaminado así que estamos muy contentos», dijo Vanina, que solo está tomando una aspirina y media por noche.

Vanina y Leonel viven en una casa ubicada en el límite con Almirante Brown. Los padres de ella están a cuatro cuadras y los de él, en la planta baja de la vivienda. «La cercanía de ambas familias es muy importante e hizo más llevadera la cuarentena», señalaron ambos.

La fecha estimativa para el parto por cesárea en la Clínica IMA de Adrogué es el 23 de julio, casi llegando al octavo mes. El plan de los médicos es que se pueda estirar, en lo posible, unos días más.

«Esperamos que las niñas tengan que estar poco tiempo en neonatología así podemos estar los cinco juntos y después será cuestión de armar una rutina para una buena organización familiar. Por suerte tenemos ayuda de familias y amigos, en ese sentido somos muy privilegiados», destacó Vanina.

Ambos son docentes de ciencias naturales en la Media N°15, donde tienen los mismos cursos. «Tenemos 35 años y llevamos casi toda la vida juntos. Esto modificó nuestra rutina y ahora estamos adaptando la casa para recibirlas», expresaron. La idea de compartir la noticia fue para «transmitir algo positivo en este momento difícil que estamos viviendo en el país».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *