5 de diciembre de 2020

Naya Rivera, de ícono de la comunidad LGBT a protagonizar varios escándalos.

Nacida en Santa Clarita, California, en una familia con ascendencia puertorriqueña, alemana y afroamericana, Naya Rivera (33) dio sus primeros pasos en el mundo del espectáculos a los cuatro años. Participó en series como “The Royal Family”, “El príncipe del rap” y “Guardianes de la bahía”.

Recién en 2009 alcanzó la fama a nivel mundial al ser una de las protagonistas de “Glee”, la exitosa serie que se emitió en Fox hasta 2015 en la que interpretaba a Santana López. Su talento, belleza e impactante voz hicieron que se convirtiera en uno de los personajes más queridos por el público, por encima de Lea Michele, la estrella del show.

La rebeldía, tenacidad y la libertad con la que encaró la sexualidad de su personaje, que mantenía una relación amoroso con Brittany Pearce -interpretada por la actriz Heather Morris- convirtió a Rivera en un ícono de la comunidad LGBT. “Hay muy pocos personajes étnicos de la comunidad LGBT y me siento muy honrada de representarlos”, declaró en una entrevista, orgullosa por el reconocimiento de la gente.

Pero no todo lo que reluce es oro y detrás del éxito de la serie, Naya se vio envuelta en varios escándalos. En principio, porque la relación con Lea Michele detrás de cámara no era la mejor. De hecho, el mes pasado declaró públicamente que compartir las grabaciones con con ella fue “un verdadero infierno”. “Pronto ella comenzó a ignorarme, y con el tiempo llegó a tal punto que no me dirigía la palabra. Lea y yo definitivamente no éramos los mejores amigas”, declaró.

Además, en “Sorry not sorry”, el libro autobiográfico que publicó en 2017 reveló que sufrió trastornos alimenticios y que hace diez años, en plena grabación de “Glee” se sometió a un aborto. Naya se enteró que estaba embarazada del actor Ryan Dorsey semanas después de romper su noviazgo y decidió interrumpir el embarazo. “No es algo de lo que mucha gente hable, pero creo que deberían hacerlo”, dijo en una entrevista sobre las repercusiones que se generaron.

https://www.instagram.com/p/B0wjB-2gAJ-/?utm_source=ig_embed

Años más tarde, Naya volvió a apostar al amor con Dorsey tras romper su compromiso con el rapero Big Sean, se casaron y se convirtieron en padres del pequeño Josey Hollis (4). Y aunque en un principio todo marchaba bien, la relación pasó varios momentos turbulentos. Sobre todo en 2017 con Rivera fue arrestada por agresión doméstica contra su marido. Al poco tiempo, el actor levantó los cargos y al poco tiempo, decidieron divorciarse.

Desde entonces, Rivera mantuvo un perfil muy bajo y se dedicó de lleno al cuidado de su hijo, quien la acompañaba el miércoles 8 a la tarde, cuando decidió dar un paseo por el lago Piru, en Los Ángeles, en un bote alquilado. Según contó el niño, la actriz se tiró al agua y desapareció. Su cuerpo fue hallado hoy.

Deja una respuesta