5 de diciembre de 2020

Federico Bal rompió el silencio tras anunciar que se curó de cáncer.

Federico Bal, diálogo con Mariano Iúdica en Polémica en el Bar, a horas de enterarse que se había curado del cáncer de intestino que le habían detectado en marzo de este año.

«No hablo más con nadie que con los amigos. La verdad que son momentos de mucha emoción. No hay mucho más que decir que la publicación que hice en las redes. Cuidemos la salud que es lo más importante que tenemos», comenzó diciendo el actor. «Todavía estoy en shock, es como todo muy nuevo. Estoy casi igual que cuando me dijeron que tenía cáncer. Es como que todavía no puedo diferenciar porque hay gente que lucha tanto con esta enfermedad de mierda», aseguró.

El hijo de Carmen Barbieri, relató que cuando los médicos le dieron la noticia, se trasladó hasta la casa de su mamá, y le dio la gran noticia. Fue la primera persona en enterarse. «Ellos sufren más que uno, no quisiera estar en su lugar porque la vi rota», comentó.

Asimismo, en otro tramo de la corta comunicación dijo que él nunca bajó los brazos, y visiblemente emocionado añadió que creía que se las sabía todas, pero «a veces la vida te agarra y te pega un cachetazo», y todo te viene de golpe, remarcó.

Ni bien se le detectó la enfermedad, Fede había adelantado que su médico le había manifestado que «el 30% de la gente que hace su tratamiento se cura y no hace falta operar. O sea tres de cada diez personas se curan. Él me dijo que por suerte es así, porque antes no existía este tratamiento para combatirlo». Y el milagros se hizo realidad.

«¡Hola! Quería contarles con mucha emoción las buenas nuevas. Mis últimos estudios muestran que ya no está el tumor que tenía en el intestino. Quiere decir que el tratamiento funcionó, y que soy parte de ese preciado 30% de probabilidades de curarme sin operarme. Resumiendo: ME CURE», fue el mensaje con el que Bal anunció la feliz noticia.

View this post on Instagram

Hola! Quería contarles con mucha emoción las buenas nuevas. Mis últimos estudios muestran que ya no está el tumor que tenía en el intestino. Quiere decir q el tratamiento funcionó, y q soy parte de ese preciado 30% de probabilidades de curarme sin operarme. Resumiendo: ME CURE. Elegí unas fotos que describen perfecto lo que fue mi recuperación, me pareció importante compartirlas con ustedes que tanto me ayudaron y acompañaron del otro lado. Una suerte de paso a paso, que algún día podré explayarme mejor. Ahí va. Foto 1: súper emocionado de compartir esto con ustedes Foto 2: lo importante de confiar en un grupo de especialistas, y creer en la medicina, y ser el mejor alumno a la hora de hacer los tratamientos. Esta foto la sacamos el día q me contaron todo el procedimiento al q me iba a someter (Huertas, O’Connor, Chacón, Bruno) Foto 3: disfrutar las pequeñas cosas, encontrar placer no siempre en lo extraordinario, la felicidad está ahí en esos pequeños momentos como darle amor a una planta, o a tu perro. Foto 4: abrazar a tus padres, contenerlos lo más q puedas (casi siempre son los q más sufren). Esto fue hace unas horas cuando le conté q me había curado. Foto 5: el es Fernando, el técnico de radioterapia, que por casi dos meses nos vimos todos los días, y con su dulzura y buena energía me daba aliento en los días más oscuros. Foto 6: tener este grupo de amigos del carajo! Acá fue un asado donde los reuní cuando todo esto comenzó y les conté de mi enfermedad. Me parece q ahí está el primer paso a la sanacion: pedir ayuda y contarle a tu gente la verdad, y hablarles de esa necesidad de contención. No sentir q todo podes hacerlo solo (cosa que siempre senti) Foto 7: sofi y yo. Dejarte cuidar. Dejarte abrazar. El amor como pilar (continúa…)

A post shared by Federico Bal (@balfederico) on

Deja una respuesta