3 de diciembre de 2020

Capitanich y la mesa interreligiosa trabajaron en el plan de desescalada de los cultos.

El gobernador Jorge Capitanich, junto al ministro de Gobierno y Trabajo, Juan Manuel Chapo, se reunió este miércoles con representantes de la Mesa Interreligiosa Provincial, junto a quienes analizó cómo se dará en el ámbito religioso el Plan de Desescalada Progresiva que iniciará el 25 de julio. En ese contexto, se anunció que mañana se sumarán al documento “Unidos para combatir la pandemia”, impulsado por el Gobierno Provincial.

“Recibimos un gran acompañamiento a cada medida que se tomó en función de la necesidad y el escenario de ese momento. Ahora empezamos a trabajar para llevar adelante un procedimiento ordenado, respetuoso, con cumplimiento de protocolos, y como pregona el gobernador, entre todos”, sostuvo Chapo, y agregó: “La fe y la asistencia espiritual son un sostén imprescindible”.

A partir de la reunión, mañana se realizará la suscripción del sector religioso al documento “Unidos para combatir la pandemia”, que espera contar con el apoyo de otros sectores, como el económico, social, político y gremial. El mismo dispondrá de un decreto reglamentario sobre el proceso de desescalada y un pliego explicativo sobre cómo se irá ejecutando.

Por último, el ministro afirmó que “esta nueva normalidad al que aspiramos llegar requiere el acompañamiento de todos. Por eso es necesario que la comunidad reciba el mensaje de que esto no terminó, que estamos dando una batalla diaria y compleja que requiere conciencia ciudadana, respeto y cumplimiento a todos los protocolos”.

CONTENCIÓN EN TIEMPOS DE PANDEMIA

El representante de la Iglesia Adventista del Séptimo Día, Gabriel Figueroa, calificó la reunión como “sumamente positiva” y remarcó que el aporte de su congregación es “apoyar y acompañar las decisiones del Gobierno, para sumarnos al esfuerzo que ha hecho y está haciendo toda la comunidad”.

A su vez, el pastor Jorge Ledesma destacó que durante la reunión se pudieron “escuchar buenas noticias dentro de tantas malas. Ver que muchos números se empezaron a acomodar realmente es algo valorable”. Además, opinó que “nada puede reemplazar un cruce de miradas genuino”, y agregó que ver las caras de las personas sin necesidad de una pantalla “puede ser algo que va a ayudar a mucha gente”.

Por su parte, Silvina Salinas, de la Iglesia de los Santos de Jesucristo de los Últimos Días, consideró que, a partir del plan de desescalada, “vamos a tener la oportunidad de acercarnos un poquito más”. En la misma línea se mantuvo el referente de la Fundación Adonai de la comunidad evangélica, Pedro Moisés: “Es lo que realmente se necesita hoy, sobre todo porque la iglesia es contenedora en estos tiempos de pandemia”.

Por último, el representante de la Comunidad Católica Apostólica Ortodoxa, Branco Stanisic, afirmó que “nosotros acompañaremos al Gobierno provincial porque son los que mejor conocen del tema. Ellos están en el fuego y creo que están pensando bien lo que se va a hacer y la forma en que se va a hacer”.

Otros participantes de la reunión fueron el director de Culto de la provincia, Pedro García; el representante de la Comunidad Católica, Monseñor Alfredo Ramón Dus; de la Comunidad Judía, rabino Natan Waingortin; y de la Comunidad Evangélica, Bautistas y Pentecostales, pastores Daniel Gauna y Robert Acosta.

Deja una respuesta