29 de octubre de 2020

Voluntario y su experiencia en el Perrando: “Nos encontramos con un equipo sólido y profesionales muy bien formados”.

Fernando Franco es kinesiólogo y uno de los profesionales que el Ministerio de Salud de la Nación destinó al Hospital “Julio C. Perrando” como refuerzo del área COVID-19 en el marco de la emergencia sanitaria por coronavirus. “Nos encontramos con un equipo de profesionales muy sólido, muy bien formado, y con mucha experiencia de trabajo, a quienes vinimos a aliviar para organizar las rotaciones con un mejor descanso”, relató quien este viernes regresará a Córdoba, su provincia de origen.

Un total de 27 profesionales, entre kinesiólogos, médicos clínicos y médicos intensivistas, se sumaron como refuerzo a los profesionales de la estructura del Ministerio de Salud Pública del Chaco. “Cuando llegamos la curva de contagios era bastante elevada pero con el correr de los días ha ido bajando, también son menos los pacientes que llegan críticos” indicó y atribuyó a una respuesta más adecuada que hace que el paciente llegue con menos comorbilidades y no requiera tanta hospitalización.

Pastilla COVID

El kinesiólogo que se sumó a la pastilla COVID del Perrando explicó que los kinesiólogos están en la unidad de COVID y colaborando en la UTI de pacientes no COVID, distribuidos en guardias de 24 y 12 horas. “Nos sumamos a los kinesiólogos de acá, que vienen trabajando en cuatro grupos, lo que responde a una estrategia epidemiológica de rotación”, indicó.

Los kinesiólogos cumplen una función esencial en el manejo de los pacientes con asistencia respiratoria de la unidad COVID de la pastilla 6 del Hospital Perrando. “Nos encargamos del diseño de la estrategia para manejar el respirador, elegir el modo respiratorio, ver cómo va evolucionando el paciente, todo consensuado con el médico”, explicó.

En cuanto a la rutina de trabajo diaria, realizan recorridas y visitas permanentes a los pacientes internados con coronavirus. “Organizamos recorridas y en las guardias de 24 horas se da a los pacientes entre 4 a 6 atenciones, controlando de forma permanente, lo que también depende del nivel de demanda de cada paciente”, aclaró.

El contacto con pacientes positivos de COVID-19, y aquellos que tienen asistencia respiratoria, se da en forma regular en cada rotación de 24 o 12 horas. Los kinesiólogos, como el resto de los profesionales de la unidad COVID, cumplen con las normas de bioseguridad requeridas por los protocolos y disponen de los elementos de protección personal necesarios para realizar su labor diaria. “El hospital cuenta con todos los elementos de protección personal, nunca tuvimos inconvenientes con los equipos. Lo que sí hay que cuidarlos porque son equipos costosos, pero están en la cantidad necesaria y, sobretodo, están a disposición”, relató.

En cuanto a la labor de los demás profesionales que llegaron como refuerzo al Chaco, explicó que “los médicos intensivistas están haciendo guardias de 24 horas, intercalados con profesionales locales. Los clínicos están en la pastilla COVID del Perrando y en el Hospital Modular, donde se encuentran los pacientes que no requieren ventilación mecánica ni terapia intensiva”. Próximo a regresar a Córdoba, Franco confesó que su experiencia hospitalaria en el sistema de salud del Chaco fue fructífera desde lo profesional y humano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *