19 de octubre de 2020

68 años de la muerte de Evita. -26 de julio de 1952-

“Cumple la Subsecretaría de Informaciones de la Nación el penosísimo deber de informar al pueblo de la República que a las 20.25 horas ha fallecido la señora Eva Perón, Jefa Espiritual de la Nación”, se indicó el 26 de julio de 1952 en un comunicado.Tras una pelea mano a mano con el cáncer, Argentina se despedía de uno de los personajes más icónicos de la política de masas.

Se cumplen 68 años del fallecimiento de Eva Duarte de Perón. Evita, quien murió a los 33 años a causa de un cáncer de útero, fue una de las mujeres más influyentes de la política argentina, y despertó pasiones y críticas en su paso por el poder.   Nació el 7 de mayo de 1919. Con sólo 15 años decidió dejar su casa y emprender su carrera como actriz en la ciudad de Buenos Aires. Fue la esposa de Juan Domingo Perón, uno de los expresidentes argentinos más recordados de la historia nacional y con mayor impacto en la política del siglo pasado. Fundó el Movimiento Peronista Femenino, fue activa impulsora del voto femenino y la igualdad de la mujer, y creó la Fundación Eva Perón al frente de la cual realizó obras de carácter social.

Querida y hasta idolatrada por las clases trabajadoras, fue también criticada y rechazada por las clases más conservadoras de la sociedad. Tanto Eva como Perón sumaron a lo largo de sus vidas diferentes adversarios. Evita desarrolló una gran tarea social que benefició a los sectores más humildes de la población, aunque también recibió críticas por el presunto “adoctrinamiento” que llevaba a cabo por la exaltación de su imagen, como en el libro “La razón de mi vida” o los libros de educación primaria. Hasta una provincia llevó su nombre en un momento de la historia argentina. El propio Juan Domingo Perón contó que un día antes de morir, Evita le habría dicho en un susurro: “No abandones nunca a los pobres, Juan, son los únicos que saben ser fieles”.

Los restos fueron velados primero en el Ministerio de Trabajo, y luego se trasladaron al Congreso, por donde desfilaron durante días ciento de miles de personas para despedirla. Se declaró un duelo que se extendió hasta el 11 de agosto, y hasta ese día no hubo funciones de cine, teatro, ni tampoco espectáculos deportivos, mientras las radios transmitían música sacra.

La historia del derrotero de su cadáver es otra de las páginas más oscuras de la Argentina. Fuente: Facundo Quiroga.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *