22 de enero de 2021

El Municipio Capitalino efectuó controles bromatológicos en transportes de alimentos.

La Ciudad de Resistencia realizó control de documentación vehicular y bromatológico en la intersección de las avenidas Castelli y Chaco, a los fines de constatar un óptimo estado y condiciones sanitarias tanto del transporte como de los alimentos que traslada.

Diversos vehículos fueron llevados al Corralón Municipal por no cumplir con la normativa vigente o tener los permisos vencidos, se retiraron de circulación alimentos de origen animal por no contar con la inspección veterinaria, panificados por ser trasladados en envases de segundo uso, y agua embotellada por no cumplir con la rotulación reglamentaria, entre otros.

El Municipio dispuso así de un total de 25 inspectores comunales provenientes de la Dirección General de Control Bromatológico y de la Dirección General de Tránsito, quiénes en un trabajo conjunto verificaron las condiciones de higiene de estos transportes dedicados al traslado de productos alimenticios, como así también solicitaron las documentaciones respectivas para llevar a cabo esas actividades.

En ese sentido, Georgina Schmid, responsable de la Dirección de Bromatología dependiente de la Dirección General de Control Bromatológico comunal, destacó el trabajo en simultáneo realizado con la Dirección de Transporte para controlar documentación y el estado sanitario de los vehículos y de los alimentos.

Se detectaron vehículos que no poseían habilitación para transportar alimentos ni libreta sanitaria, la cual es un requisito para quien manipula esos productos. Como ejemplo, Schmid detalló que se registró un remis que llevaba panificados en bolsas de segundo uso, que no correspondían en origen a ese alimento. 

También “se constató y retiró de circulación alimentos de origen animal que no contaban con la inspección veterinaria, por lo cual se los llevó a un depositario legal hasta que realicen la inspección correspondiente y se le labró la contravencional”, dijo y explicó que “no se trata de un decomiso, sino de evitar que el propietario pueda disponer de esta mercadería hasta que regularice su situación”.

Mientras que otro conductor transportaba agua de mesa envasada que no cumplía con la normativa de rotulación al no presentar fecha de elaboración ni vencimiento, una falta grave desde el punto de vista alimenticio porque no se puede constatar la vigencia del alimento.

En ambos casos, Schmid señaló que se labraron actas de infracción y se retiraron los alimentos en cuestión para cortar el riesgo que representaba para todos los consumidores. En el caso del agua, se devolvieron los bidones al propietario debido a que no son descartables.

Estos operativos continuarán en distintos puntos de la capital chaqueña y, ante cualquier duda para quienes desempeñan la actividad de transportar alimentos, desde la Ciudad de Resistencia solicitan que consulten con la Dirección General de Control Bromatológico, con sede en Ameghino 820, para asesorarse sobre la normativa vigente. Para ello, está disponible el teléfono 4458257.

Deja una respuesta