12 de abril de 2021

Frugoni: «Los micros viajan con ocho pasajeros en promedio».

A pesar de que se vaticinaba una «explosión» de la demanda de pasajes, la reactivación del transporte público de pasajeros modalidad ómnibus fronteras adentro de la provincia registra en estos primeros días una expectativa muy moderada. 

En ese marco, el subsecretario de Transporte de la provincia, César Frugoni, fue aún más allá y aseguró en diálogo con Radio Provincia que la vuela a la actividad en el sector se produjo «con  pérdidas para los empresarios».

Los números son elocuentes. «Hay un promedio de ocho pasajeros por colectivo, cuando la capacidad es de 30 o 38 pasajeros, dependiendo de la unidad», sentenció el funcionario provincial, quien resaltó además que las frecuencias «sólo trabajan al 30%», lo cual deja aún más al descubierto la realidad de la situación. 

El escenario no se muy similar al del transporte público de pasajeros urbano e interurbano. En ese sector la «reactivación» nunca llegó a ser «recuperación» y ahora los empresarios deben enfrentar aumentos en combustibles e insumos dolarizados y el cierre de paritarias en el sector, lo que representa una exigencia financiera aún mayor. 

«Estamos estudiando alternativas, pero el esquema de subsidios nacional y provincial se ha sostenido a lo largo de la emergencia sanitaria: entiendo que parte de la solución está en las frecuencias, esto es, en reducir los viajes en función de la demanda y no salir a quemar combustible», analizó Frugoni. 

Quiénes pueden

Los viajes están disponibles para quienes cuentan con permisos de circulación, pero para eso debe ser trabajador esencial, o tener aval para trasladarse por tener que cuidar de un familiar, un niño o una niña; o bien hacer un tratamiento médico. 

«El mayor número de consultas se hacen en función de visitas a familiares que se encuentran fuera de la provincia, pero como esto no está habilitado, por el momento no es posible», señaló Frugoni. 

La poca expectativa por viajar se hace notar en toda la provincia. Pero en las líneas que vinculan las distintas ciudades del sudoeste han mostrado un vigor un tanto mayor al que comunican las localidades con la capital. Lo mismo ocurrió con los recorridos de Presidencia de La Plaza, Machagai y Quitilipi hacia Sáenz Peña. 

«Por suerte, las medidas tomadas recientemente de limitar la circulación por la noche han dado buenos resultados, de hecho 14 días después vemos un descenso marcado en los contagios», planteó. 

Vuelos reprogramados

En el transporte aéreo, la coyuntura no no es muy distinta. Si bien el Chaco fue una de las dos provincias que sostuvo el servicios durante buena parte de la pandemia, sustentado en el programa «Volver a Casa»; el anuncio de reactivación de los vuelos de cabotaje a nivel nacional generó la incorporación de más frecuencias para el destino Resistencia. 

Sin embargo, Frugoni comentó que «el avión que tenía que llegar el miércoles no concretó el vuelo por falta de pasajeros». «Tanto por el costo del avión como de la reticencia de muchas personas a ese medio de movilidad hace que la demanda sea moderada», indicó el subsecretario.

Las normas para volver a la provincia en avión continúan pasan por tener el permiso para hacer el viaje, como primera medida. «Estos sistemas están vinculados con el Sistema Integrado de Salud Argentino (SISA), con lo cual, cada una de las personas a las que les da COVID-19 positivo ingresa a la base de datos y el permiso es denegado por 14 días», explicó el funcionario. 

En ese sentido, Frugoni desestimó además la eficacia de solicitar hisopados como requisito de ingreso, ya que esos estudios muestran el estado de salud de la persona de 48 o 72 horas antes, con lo cual, podría llegar a ingresar con el virus de todas maneras. 

Calma de cara al verano

La inminente llegada del verano y después de más de seis meses de una cuarentena que fue haciendo concesiones pero tienen en la restricción a la circulación uno de sus ejes centrales; a priori era esperable que se produzca una fuerte demanda social por pasar unos días fuera de casa y aprovechar las vacaciones. 

Sin embargo, el poco impacto de los programas de incentivo al turismo del Gobierno Nacional y la floja demanda de pasajes para los viajes que pueden realizarse por estos días, generan preocupación en los empresarios del sector. 

«Cuando vemos marchas anticuarentena tenemos que tener en cuenta que es sólo un grupo de la población, pero la gran mayoría de población se está cuidando y eso implica evitar los traslados y el transporte público», analizó el subsecretario de Transporte. 

De todas maneras, las celebraciones de fin de año y las prácticas culturales asociadas a ellas hacen esperar algún repunte. «Seguramente, para fin de año va a haber un salto de la demanda y si se cumple con todos los protocolos, el riesgo de contagios es muy menor y la gente lo va notar», planteó.

Deja una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: