22 de enero de 2021

Gabriel Rolón propone «eludir el contexto» y reflexionar sobre la pasión.

El psicoanalista y escritor Gabriel Rolón reflexionará el próximo viernes acerca del amor, la sexualidad, el miedo y la muerte en un streaming titulado «La pasión» con el que intentará «eludir lo contextual para pensar temas que seguirán recorriendo la vida de todos cuando la pandemia pase».

«El coronavirus nos ha obligado a casi no poder salir de este tema y estar atados a pensar y exponer respecto a estas cuestiones, pero tengo para mí que esto pasará y los temas que nos han recorrido a los seres humanos -el amor, la sexualidad, la muerte- seguirán siendo los mismos», dijo el licenciado autor de «Historias de diván» y «Los padecientes» en diálogo con Télam.

A poco de publicar su décimo libro, «El duelo», Rolón aseguró que «es interesante, cualquiera sea el contexto, abordar estos temas que son trascendentes y que nos definen».

En 2019 presentaste el libro «El precio de la pasión» y en octubre pasado ofreciste un streaming junto a tu esposa y colega Cynthia Wila titulado «El amor y las pasiones» ¿Por qué te parece importante seguir indagando en el tema?

Durante mucho tiempo hice funciones en teatro con un formato de entrevista abierta donde la gente levantaba la mano, me contaba sus inquietudes y yo intentaba pensar sobre eso. Esta vez tuve ganas de hacerlo al revés, de ser yo el que le plantea al público mis inquietudes, mis obsesiones y mis pasiones. Es una charla por la que deambulan el amor, la sexualidad, el miedo, la muerte, las pérdidas e intenta definir la pasión a partir del desarrollo teórico pero también de ejemplos.

¿De qué hablamos cuando hablamos de pasión?

La pasión es una situación límite porque camina con un pie del lado de la vida y otro al lado de la muerte. Por pasión podés lograr cosas que parecían imposibles pero también te puede llevar a tener actitudes altamente destructivas, hasta violentas. En una época al femicidio se le llamaba crimen pasional y estuvo muy bien el cambio de nombre porque la palabra ahí pareciera atenuante y no lo es porque uno es responsable de sus pasiones, de las que te llevan a cumplir tus sueños y las que te llevan a lastimarte o lastimar a otros. Son tus pasiones y son responsabilidad tuya.

¿Qué sucede con la pasión en un contexto como este?

Este es un momento apasionado. La abulia y la depresión no dejan de ser una tristeza apasionada, que se ha desmesurado. La pasión, cuando va del lado de la vida, toma la cara del deseo y entonces es muy hermosa, pero cuando va del lado de la muerte toma la cara de la abulia, de la depresión, de la angustia. Son sentimientos apasionados pero, además, quería pensar estas cuestiones más allá de lo meramente coyuntural. Me parece interesante, cualquiera sea el contexto, abordar estos temas trascendentes que nos definen: uno es según cómo ama, cómo duela, cómo sabe sufrir o no. Son los temas que dan cuenta de qué hemos hecho con nuestro destino y nuestra vida.

¿Creés que es posible repensarnos en este momento?

¿Viste el dicho de que uno no conoce a su pareja hasta que se separa? Porque es una situación que te permite ver al otro en duelo, ¿cómo es? Se enoja, es vengativo, maduro, rencoroso, sabe soportar su tristeza. Me parece que los momentos apasionados y las pérdidas y los duelos son los que nos definen, entonces me gusta pensar sobre este tipo de temas en cualquier contexto. A veces dada la importancia de lo que está ocurriendo es difícil eludirlo pero hago el intento.

¿Cómo imaginás al espectador de una propuesta como esta? ¿Qué creés que busca?

Quiero creer que la gente viene porque encuentra en mis libros y obras alguna emoción, algún pensamiento que no tenía antes. Yo trabajo en función de eso, de transitar territorios que exigen un esfuerzo de atención, pero el acuerdo tácito que hemos hecho con el público es ese.

¿Y cómo creés que será para vos esa charla y el «feedback» del público?

Acá no ves ni escuchás a la gente como en el teatro que sentís lo que estás generando. Acá tengo que confiar en mí, que si yo disfruto el viaje, me emociono, eso le puede estar pasando al otro. Cada persona es única pero el desafío tiene que ver con saber que del otro lado hay alguien recibiendo lo que decís. Esta vez soy yo el que viene a ofrecer su corazón, a plantear sus enigmas, sus interrogantes, sus pasiones.

Además publicaste «El Duelo», un libro en un contexto donde posiblemente adquiera un nuevo sentido…

Fue una casualidad, el azar tiene estas cosas. El libro lo había pensado hacía muchísimo tiempo como cierre de una serie de ensayos que vengo escribiendo: «El lado B del amor», «El precio de la pasión» y «El duelo». Son los tres grandes temas de los seres humanos. Lo que nos hace ilusionar o sufrir. Lo había empezado a escribir y se dio que la mitad tuve que terminarla en este contexto de pandemia, pero resistí la tentación de que el tema se instalara; hago una breve alusión de no más de una página pero no me gusta escribir cosas coyunturales.

Pero adquiere un lugar especial en un contexto como este…

Sí porque es un momento de duelos traumáticos. Los duelos tienen un inicio y un ritual de inicio que en estas condiciones no se pueden realizar. Aquel que tiene que despedir a un ser querido y no lo pudo acompañar sobre el final, no lo pudo velar ni llevar al cementerio ni compartir con sus seres queridos un abrazo, se quedó sin las herramientas que nos dio la cultura para empezar a simbolizar una pérdida. Es posible que alguien que lea este libro atravesando un duelo así, le aporte un pensamiento o mirada sobre lo que está pasando, pero habla de todo tipo de duelos: la muerte de un ser querido, la angustia de nuestra propia muerte, la pérdida de un amor, de la juventud, un trabajo. Cada vez que perdemos algo estamos convocados al duelo.

«La pasión» se transmitirá el próximo 27 de noviembre a las 22. Las entradas se pueden adquirir a través de Plateanet.com.

Deja una respuesta