24 de enero de 2021

Los casos de coronavirus siguen en aumento y los gobiernos temen por las fiestas de fin de año.

Mientras las vacunas contra el coronavirus están cada vez más cerca, la pandemia parece no dar tregua y continúa en aumento en gran parte del mundo -la semana pasada superó el millón y medio de muertos-, y los gobiernos temen no poder mitigar la circulación del virus a semanas de las fiestas de Navidad y Año Nuevo.

Estados Unidos, el país más afectado por la pandemia, registró este fin de semana un número récord de casos en 24 horas por tercer día consecutivo.

Según un balance de la Universidad Johns Hopkins, este sábado se confirmaron casi 230.000 nuevos casos y 2.527 muertes.

En las últimas dos semanas, el país superó con frecuencia las 2.000 muertes diarias, como a principios de año, en el apogeo de la primera ola.

Responsables de salud advirtieron del aumento de casos después de que millones de estadounidenses viajaran para celebrar Acción de Gracias la semana pasada, pese a los pedidos de las autoridades de quedarse en casa, por lo que el temor ante las fiestas de fin de año continúa latente.

Otros países también anunciaron restricciones para las fiestas de fin de año, como Suiza, que prohibirá los villancicos de Navidad en las calles, y España, donde la capital, Madrid, canceló la celebración de Año Nuevo en el centro.

A casi un año de su aparición, el coronavirus mató a más de 1,53 millones de personas e infectó a más 66,64 millones en todo el mundo.

En América Latina y el Caribe, la región más castigada, se registró un aumento del 18% de los casos en una semana.

Alemania reportó 17.767 nuevos contagios en las últimas 24 horas, unos 3.100 casos más que el domingo pasado, mientras que ayer se anotaron 23.318 nuevas infecciones, informó el Instituto Robert Koch (RKI).

En tanto, en el Reino Unido, el país europeo con más casos y decesos a causa de la enfermedad, las autoridades sanitarias dieron luz verde a la vacuna del laboratorio Pfizer-BioNTech a fines de la semana pasada.

El país reservó un total de 40 millones de dosis y tiene previsto recibir un lote inicial de 800.000 para comenzar la campaña de vacunación pasado mañana.

Los primeros en recibir la vacuna serán las residencias de ancianos y su personal, seguidos de los mayores de 80 años, lo que incluye a la reina Isabel II, de 94 años, y el príncipe Felipe, de 99, y los trabajadores sanitarios junto a los cuidadores en primera línea de la lucha contra el coronavirus.

Por su parte Rusia empezó a vacunar a sus trabajadores de alto riesgo y otros países se preparan para programas similares.

No obstante, la Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió que las vacunas no son la panacea y alertó sobre el error de pensar que la pandemia terminaría pronto gracias a las vacunas.

«Las vacunas no significan cero Covid», dijo el director de Emergencias de la OMS, Michael Ryan, y aseguró que no todos podrán recibir una dosis a principios de año.

El director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, también advirtió contra la «creciente percepción de que la pandemia ha terminado», ya que el virus se sigue propagando rápidamente

Según la OMS existen 51 vacunas que están siendo probadas en humanos, 13 de ellas en la etapa final de ensayos masivos.

Estados Unidos debería dar luz verde a las vacunas a fines de este mes, mientras que Bélgica, Francia y España adelantaron que comenzarán a vacunar en enero a los más vulnerables.

Por su parte, Corea del Sur elevó hoy su alerta sobre el coronavirus al segundo nivel más alto en Seúl y zonas adyacentes, luego de confirmarse 631 nuevos casos, la cifra más alta en nueve meses, lo que suma un total de más de 37.000 contagios desde el inicio de la pandemia.

Las autoridades luchan por contener un nuevo rebrote, después de que en las últimas semanas los casos pasaran de 100 a más de 500 por día.

Si bien en relación a otros países las cifras siguen siendo bajas, este aumento despertó la alarma en las autoridades que reforzaron las medidas de distancia social y prohibieron las reuniones de más de 50 personas, mientras que las competiciones deportivas celebradas bajo techo no podrán tener espectadores.