26 de febrero de 2021

Mendoza fue pionera en implementar el toque de queda sanitario, pero ahora lo rechaza

Mendoza pediría al Gobierno nacional tener margen para poder decidir si se suma o no al toque de queda sanitario que empezará a regir desde mañana, a pesar que fue pionera en implementarlo.

La provincia cuyana había dispuesto en julio el alerta sanitario de 23:30 a 5:30 y en noviembre de 1:30 a 5:30, hasta que en diciembre pasado se liberó la circulación, con el objetivo de prepararse para el turismo, que ahora empieza a repuntar.

Sin embargo, en esta ocasión Mendoza no ve con buenos ojos el toque de queda sanitario que dispondrá en las próximas horas el presidente Alberto Fernández para contener el avance del coronavirus.

Los funcionarios de esa provincia remarcaron que los contagios están bajo control en la jurisdicción, con escasos niveles de ocupación de camas de terapia intensiva, en el orden del 35 por ciento.

Por lo tanto, habrían pedido al Gobierno nacional tener margen para decidir si se acoplan o no a la medida, ya que arrancó la temporada de verano y entienden que esa disposición podría perjudicarlos con el movimiento de turistas que hay por parques, bodegas, diques y montañas.

Mendoza registra unos 120 casos diarios y cuando estableció el toque de queda sanitario, en julio, registraba 180 pacientes infectados por jornada.