13 de abril de 2021

Pueblos originarios. El líder Qom acusó a Pietragalla de condicionar la ayuda a que milite contra el macrismo

FORMOSA

El presidente del consejo consultivo participativo de los pueblos indígenas, el líder Qom Félix Díaz denunció que en la reunión que mantuvo con el secretario de Derechos Humanos, Horacio Pietragalla le impuso como condición para ser escuchado que militen para que no vuelva a gobernar Mauricio Macri en el 2023. «Nunca en mi vida fui maltratado de la manera en que me trató ayer Pietragalla» dijo Díaz.

Por su parte, el secretario lo desmintió argumentando que «jamás» podría decirle que milite en una campaña «que todavía ni sabemos si va estar». «La verdad es que es guaso» agregó.

«Ellos no me ven como un indígena, me ven como un macrista, un opositor» lamentó Díaz. El líder indígena señaló que estaban esperando esta reunión hace un año, ya que no habían logrado concretar un encuentro desde que asumió el nuevo Gobierno. «Estamos como si fuera en otro país, no tenemos acceso a nada, ninguna institución del Estado nos atiende porque hay una bajada de línea» denunció en diálogo con Radio Rivadavia. Según su relato, el Secretario de Derechos Humanos se presentó como un «militante de La Cámpora y de la causas de los pobres» al decirle que no podrían ayudarlos si usan «los medios contra el Gobierno.»

Díaz dijo que Pietragalla le dijo que iban a «trabajar con ustedes» pero si «trabajaban en la campaña electoral para que el 2023 sigamos gobernando y no vuelva el macrismo, con esa condición».

«¿Cómo yo, secretario de Derechos Humanos, le voy a pedir que milite una campaña que todavía ni sabemos si va a estar?» contestó Pietragalla en declaraciones a El Destape. El secretario de Derechos Humanos dijo que estaba «un poquito agotado de tener que estar explicando las cosas que no pasan» pero «es parte de lo que ya sabemos que pasa en nuestra Argentina». Además considero que se trata de una «operación que están haciendo los grupos concentrados de comunicación con el tema de Formosa».

«No queremos que nos pongan la camiseta o color de un partido político«, señaló Diaz quien abandonó la reunión al disentir con la propuesta de Pietragalla. «No estoy de acuerdo con esa forma de expresarse de un funcionario de alto rango que debería escuchar nuestra voz«, agregó. Además dijo que la comunidad indígena no es «una mascota». «No somos producto de nadie para que nos diga lo que tenemos que hacer» comentó aunque mostró su voluntad de poder trabajar con el Estado pero «con el respeto que merecen».

El líder Qom dijo que deseaba poder reanudar el trabajo del consejo que integran con este encuentro, ya que nunca había recibido ninguna explicación oficial de porque había quedado suspendido ese espacio. Denunció que su oficina se encuentra bloqueada y «la seguridad tiene la orden» de no dejarlos ingresar. «En diciembre [cuando intentaron ingresar] nos sacaron a los empujones» agregó. Dentro de ella quedaron expedientes y objetos personales. «Tengo un transistor de la radio para hablar con la comunidad que quiero recuperar» señaló.

«Nosotros estamos perdiendo muchas vidas que se podrían salvar«, lamentó Diaz señalando que esta situación debe resolverse de manera urgente ya que no pueden trasladar a muchos de los enfermos que antes asistían en Buenos Aires.

Pietragalla, por su parte, explicó que nadie utiliza las oficinas por la pandemia. Señaló también que no tenían ningún contrato con el Estado al final el mandato de Mauricio Macri, quien creo este Consejo mediante un decreto presidencial y describió la situación como «irregular e ilegal».

La situación de Formosa

Según el relato de Díaz, Pietragalla también dijo que «de Formosa no se habla«. La presentó como «el modelo de la democracia» y la «única provincia que cumple bien las reglas de salud«. «Yo no puedo soportar eso porque veo gente morir de otras enfermedades que el coronavirus por no ser tratadas», dijo Díaz.

El líder Qom denunció también discriminación por parte de la policía y el Gobierno provincial a la comunidad wichi de esa provincia, tal como consigna el informe presentado ante la ONU por la oposición, quienes son llevados a la fuerza a los centros de aislamiento y encuentran sus casa vacías al volver.

Pietragalla, por su parte, repitió que la provincia tiene medidas «estrictas» pero no encontró la situación que habían denunciado. «Yo no soy nadie para discutirle las políticas sanitarias» señaló. Además, consideró que los casos graves de violencia institucional existen en todo el país pero con este caso «claramente no había un plan sistemático como estaban diciendo los medios.» «Hablaban de centros clandestinos y desaparición forzada y la verdad que fue una banalización de delitos muy graves y la Argentina tiene una historia con eso» agregó.

A %d blogueros les gusta esto: