31 de julio de 2021

Karina Gao y el crudo relato de su internación: «Me di cuenta que no llegué a despedirme de nadie»

Tras recibir el alta médica para continuar con su recuperación en su hogar, Karina Gao reapareció en «Flor de equipo» luego de un mes y medio lejos de la pantalla chica por complicaciones en su cuadro de coronavirus y habló de cómo fueron los minutos previos a la indujeran al coma. «Cuando me dijeron que me iban a intubar, fueron los diez minutos en los que más miedo tuve, en toda mi internación, porque uno sabe que cuando entra en coma, no sabés si salís y me di cuenta que no llegué a despedirme de nadie», explicó, notablemente conmovida.

Y explicó que en improvisó un video de despedida para su Dominique, su marido, y a sus mellizos de 5 años el procedimiento al que la iban a someter. «A mis hijos les pedí perdón por si no los iba a poder acompañar para crecer. Le escribí al Franchu -su esposo- y le dije: ‘Podés ser feliz. Si no llego a superar esto, armate una nueva familia, merecés ser feliz. Y después les mandé un mensaje a unos amigos, a ustedes -sus compañeros de programa- y no pude despedirme mucho más. Ese día tuve mucho miedo», reveló y señaló que nadie, ni siquiera ella misma, pensaba que su cuadro podía agravarse tanto.

Además, destacó la atención del personal médico del Sanatorio Otamendi y que le hayan permitido a su marido estar presente cuando la despertaron de la sedación. «Me desperté con él al lado, cuidándome, y eso fue muy importante, porque me intubaron sola pero no me desperté sola», contó Gao. E hizo hincapié en el apoyo que recibió por parte de sus compañeros de programa y el público: «Agradezco a todos porque yo siento que ustedes me trajeron de vuelta».

Días atrás, Karina había contado en sus redes sociales cuáles son las secuelas que le quedaron de su internación. “Una de las secuelas que me dejó, trombosis yugular. Eso más embarazo. Así que aplicando heparina todos los días dos veces. Hasta el fin del embarazo. Son autoaplicables pero yo no me animo”, explicó en referencia a sus siete meses de gestación y también seguirá un tratamiento con un kinesiólogo respiratorio: «Tengo que volver a aprender a respirar y a recuperar los pulmones que fueron muy dañados».

A %d blogueros les gusta esto: