13 de abril de 2021

Grupos armados revisan su tregua con el Ejército ante la represión de la junta militar

Más de 2.700 personas fueron detenidas en el país

Más de 2.700 personas fueron detenidas en el país

Diez de las principales facciones rebeldes de Myanmar van a «revisar» el acuerdo de paz firmado en 2015 con el ejército, como respuesta a la represión del régimen militar al movimiento prodemocracia que ya dejó al menos 550 muertos desde el golpe del 1 de febrero.

Más de 12.000 desplazados huyeron de los bombardeos aéreos del ejército durante los últimos días, aseguró hoy uno de estos grupos, la poderosa Unión Nacional Karen (KNU), que llamó a las minorías étnicas del país a unirse contra la junta.

Desde la independencia de Myanmar (antigua Birmania) en 1948, muchas facciones étnicas armadas estuvieron en conflicto con el Gobierno central por una mayor autonomía, el reconocimiento de su especificidad, el acceso a los muchos recursos naturales del país o una parte del lucrativo tráfico de droga.

En 2015, el ejército alcanzó un acuerdo de alto el fuego con diez de las facciones, entre ellas la KNU, uno de los grupos armados más grandes del país.

Más de 12.000 desplazados huyeron de los bombardeos aéreos del ejército durante los últimos días, aseguró uno de estos grupos, la poderosa Unión Nacional Karen, que llamó a las minorías étnicas del país a unirse contra la junta

Poco después del golpe del 1 de febrero que derrocó al gobierno civil de Aung San Suu Kyi, estos grupos rebeldes habían asegurado que continuarían con el alto el fuego, pese a que los generales empezaron la represión.

Desde entonces, «cientos de civiles, menores, adolescentes y mujeres han sido asesinados» por las fuerzas de seguridad, indicaron en un comunicado citado por la agencia de noticias AFP.

Por ello, las diez facciones, que iniciaron este sábado una reunión de dos días, van a «revisar» su posición en el acuerdo del alto el fuego, agregaron.

«Los líderes de la junta militar deben rendir cuentas», advirtió el general Yawd Serk, líder del grupo rebelde Consejo de la Restauración.

Al menos 550 civiles murieron por disparos de las fuerzas de seguridad en los últimos dos meses, según la Asociación de Ayuda a los Presos Políticos

La KNU es especialmente virulenta contra la junta y la semana pasada ya se apoderó de una base militar en el estado de Karen, en el sureste del país, y mató a 10 soldados.

Otros grupos armados ya respaldaron la movilización democrática y amenazaron con volver a tomar las armas contra la junta, que reprime a sangre y fuego la sublevación.

La emisaria de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para Myanmar, Christine Schraner Burgener, advirtió esta semana del riesgo «sin precedentes» de «guerra civil» en este país.

Los militares tomaron el poder el 1 de febrero tras derrocar al Gobierno de la Liga Nacional para la Democracia, el partido la Nobel de la Paz Suu Kyi, al que acusan de cometer «fraude» en las últimas elecciones

Al menos 550 civiles murieron por disparos de las fuerzas de seguridad en los últimos dos meses, según la Asociación de Ayuda a los Presos Políticos (AAPP).

Podría haber muchos más, ya que más de 2.700 personas fueron detenidas, sin acceso a familiares y abogados. Muchas están desaparecidas.

Los militares tomaron el poder el 1 de febrero tras derrocar al Gobierno de la Liga Nacional para la Democracia (LND), el partido la Nobel de la Paz Suu Kyi, al que acusan de cometer «fraude» en las últimas elecciones.

Desde entonces la represión fue en aumento ante un Consejo de Seguridad de la ONU que se mantiene dividido: China y Rusia se oponen a las sanciones, mientras que Estados Unidos y el Reino Unido están a favor y ya las impusieron de forma bilateral.

Lo leíste en #La Ribera Online

Deja una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: