30 de julio de 2021

Caso Floyd: un testigo clave intentó no comparecer y los policías volvieron a desmarcarse de Chauvin

Los fiscales buscan demostrar que la muerte de Floyd fue por asfixia

Los fiscales buscan demostrar que la muerte de Floyd fue por asfixia

Un testigo clave en el juicio en Estados Unidos contra el policía blanco acusado de asesinar al afroamericano George Floyd intentó evitar su comparecencia, debido a que podría incriminarse a sí mismo por otros cargos, mientras un instructor de uso de la fuerza de Minneapolis, donde ocurrió la muerte por asfixia que reabrió las heridas acerca del racismo en el país y generó masivas protestas, dijo que el agente fue entrenado para evitar precisamente la presión en el cuello de un detenido.

Floyd, de 46 años, fue arrestado el 25 de mayo afuera de un negocio de la ciudad de Minneapolis, en el estado de Minesota, luego de ser acusado de intentar paga con un billete falso. El video de un transeúnte mostró a Floyd llorando porque no podía respirar mientras otros espectadores le gritaban al policía Dereck Chauvin, acusado de asesinato y homicidio involuntario, que soltara al hombre negro, a quien inmovilizó tomandolo por el cuello durante más de nueve minutos .

Los fiscales buscan demostrar que la muerte de Floyd fue por asfixia, mientras que la defensa de Chauvin afirma que se debió a drogas ilegales encontradas tras la autopsia en el cuerpo de la víctima. Morries Hall, quien estaba con Floyd en su automóvil poco antes de su muerte, por lo que es un testigo clave, está bajo custodia y apareció hoy en la audiencia a través de un video tras haber sido citado para testificar.

El abogado de Hall dijo que «hay una acusación de que el Sr. Floyd ingirió una sustancia controlada mientras la policía lo sacaba del automóvil… Esto deja al señor Hall potencialmente incriminándose a sí mismo». De hecho, el defensor de Chauvin, Eric Nelson, confirmó que quería preguntar a Hall si había vendido o dado drogas a Floyd.

Luego de que la defensa de Hall argumentara que era imposible que su cliente testificara sin incriminarse a sí mismo, el juez Peter Cahill dijo que «hay un resquicio muy pequeño y estrecho que podría ser permisible», y que más tarde decidirá sobre la solicitud de no testificar, informó AFP.

En lugar de cerrar filas para proteger a un compañero, varios de los miembros más experimentados de la Policía de Minneapolis condenaron abiertamente el accionar de Chauvin ante Floyd y calificaron sus acciones como excesivas.

Los policias volvieron a desmarcarse de Chauvin

Los policias volvieron a desmarcarse de Chauvin

A la policía de Minneapolis se le enseña a sujetar a los sospechosos combativos con una rodilla en la espalda o los hombros si es necesario, pero se les dice que «se mantengan alejados del cuello cuando sea posible», testificó el teniente Johnny Mercil, un instructor de uso de la fuerza que se convirtió en el último miembro de la Policía en subir al estrado como parte de un esfuerzo de los fiscales para desmantelar el argumento de que Chauvin estaba haciendo para lo que fue entrenado cuando puso su rodilla en el cuello de Floyd.

Según el testimonio y los registros presentados este martes, Chauvin tomó un curso de 40 horas en 2016 sobre cómo reconocer a las personas en crisis, incluidas las que sufren problemas mentales o los efectos del consumo de drogas, y cómo usar técnicas de desescalada para calmarlos. Los registros muestran que Chauvin también recibió capacitación en el uso de la fuerza en 2018.

Mercil dijo que a los que asistieron se les enseñó que la santidad de la vida es una piedra angular de la política departamental y que los oficiales deben usar la menor cantidad de fuerza requerida para que un sospechoso cumpla.

Bajo el contrainterrogatorio del abogado de Chauvin, Mercil testificó que los agentes están entrenados en algunas situaciones para usar su rodilla sobre la espalda o el hombro del sospechoso y emplear su peso corporal para mantener el control.

Pero Mercil agregó: «Les decimos a los oficiales que se mantengan alejados del cuello cuando sea posible».

Nelson ha argumentado que el oficial blanco ahora despedido «hizo exactamente lo que había sido entrenado para hacer durante sus 19 años de carrera», y ha sugerido que las drogas ilegales en el sistema de Floyd y sus condiciones de salud subyacentes fueron la causa de su muerte y no por la asfixia de Chauvin.

Pero Chauvin había sido certificado para realizar resucitación cardiopulmonar, y la oficial de Minneapolis Nicole Mackenzie, que entrena a miembros de la fuerza en atención médica, testificó el martes que la política del departamento requería que comenzara la ayuda antes de que llegaran los paramédicos, si es posible.

Chauvin, quien fue despedido de la policía después del asesinato, se declaró inocente de los cargos y se enfrenta a una pena de hasta 40 años de prisión si el jurado lo encontrara responsable del cargo más grave que se le imputa, homicidio en segundo grado.

Lo leíste en #La Ribera Online

Deja una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: