5 de mayo de 2021

Mueren 45 personas, entre ellas un argentino, por una estampida en una fiesta religiosa

La explosión ocurrió durante una peregrinación judía ortodoxa en el norte

La explosión ocurrió durante una peregrinación judía ortodoxa en el norte

Al menos 45 personas murieron, entre ellas un joven argentino, y 150 resultaron heridas durante la noche del jueves por una estampida ocurrida durante una festividad religiosa a la que asistían decenas de miles de judíos ultraortodoxos en el norte de Israel, informaron las autoridades.

La estampida comenzó cuando una multitud que bajaba del monte donde se celebra el evento desbordó un estrecho pasadizo que terminaba en una rampa inclinada seguida a su vez por escalerillas de metal, dijeron testigos.

La policía había cerrado el pasadizo con una valla metálica que no retiró hasta que la presión de la gente la derribó, agregaron esos testigos.

Entre los muertos hay un argentino que la Embajada de Israel en Buenos Aires identificó como Abraham Daniel Embon, lo que fue confirmado luego por la Cancillería argentina que se solidarizó con sus allegados.

«La República Argentina expresa sus condolencias al Gobierno y pueblo del Estado de Israel por la tragedia ocurrida en el Monte Merón y desea una pronta recuperación a los heridos. Asimismo, lamenta el fallecimiento del argentino Daniel Embón y se solidariza con sus afectos», indicó el Ministerio de Relaciones Exteriores en su cuenta de Twitter.

La explosión ocurrió durante una peregrinación judía ortodoxa en el norte

La explosión ocurrió durante una peregrinación judía ortodoxa en el norte

El joven tenía 21 años, era estudiante y fue identificado por familiares en el Instituto de Medicina Forense Abu Kabir, precisó la Agencia Judía de Noticias (AJN) y añadió que aún no se fijó fecha para el funeral.

«La catástrofe del monte Merón es una de las más graves que ha golpeado al Estado de Israel», dijo en Twitter el primer ministro Benjamin Netanyahu, que acudió al lugar y decretó un día de luto nacional el domingo.

«Lo que ha ocurrido aquí es desgarrador. Gran parte de los que murieron todavía no han sido identificados», agregó el premier que fue abucheado por decenas de judíos ultraortodoxos, que acusaron al Gobierno y a la policía de la tragedia.

El hecho

La estampida ocurrió durante la celebración Lag Baomer en el monte Merón, el evento más multitudinario celebrado en Israel desde que el Gobierno levantó casi todas las restricciones por el coronavirus tras el descenso de casos por la exitosa vacunación.

Decenas de miles de personas, en su mayoría judíos ultraortodoxos, se reúnen cada año en torno a la supuesta tumba de Rabí Shimon Bar Yojai, un talmudista del siglo II al que se atribuye la redacción del Zohar, una obra central de la mística judía.

Las autoridades habían permitido la presencia de 10.000 personas en el recinto de la tumba, pero la prensa local estimó la afluencia en 100.000 personas.

Al menos 45 personas murieron, informó el Ministerio de Salud, y unas 150 resultaron heridas, algunas de ellas en condiciones críticas, agregó la cartera.

«La policía llegó y decidió cerrar» la rampa de salida de una de las hogueras repleta de gente, contó Shmuel, de 18 años y testigo de la tragedia, a la agencia de noticias AFP y agregó: «Llegó más gente, cada vez más. La policía no la dejaba salir y comenzaron a apretarse unos contra otros, y luego a aplastarse mutuamente».

«La policía no reabrió [la barrera] hasta que se rompió y toda la multitud explotó sobre los costados. Decenas de personas murieron aplastadas, es una catástrofe», continuó.

Decenas de ambulancias intervinieron para evacuar cuerpos sin vida y heridos, a los que los socorristas tuvieron dificultades para acceder debido a la multitud. Seis helicópteros también transportaron a los heridos a las ciudades cercanas.

El Ministerio de Justicia anunció que el departamento de investigaciones internas de la policía había lanzado una pesquisa en busca de posibles delitos de agentes encargados de la seguridad del evento.

Una tragedia dentro de un complejo clima político

La catástrofe también podría tener implicaciones políticas en momentos de gran incertidumbre en Israel luego de las elecciones sin claro ganador de marzo pasado, las cuartas en dos años.

Netanyahu no pudo desde entonces formar una coalición de Gobierno, y el plazo se vence a principios de la semana próxima.

Sus rivales políticos quieren poner fin a sus 12 años en el poder y, en caso de que venza el plazo, tendrán ellos la oportunidad de ver si pueden formar una alianza entre agrupaciones de centro, de izquierda y de derecha.

Netanyahu necesita seguir contando con el apoyo de los partidos ultraortodoxos, sus aliados de siempre, para poder tener chances de mantenerse en el cargo.

La prensa israelí informó que, a principios de mes, Netanyahu aseguró a políticos ultraortodoxos que el festival de Lag Baomer se celebraría este año con pocas limitaciones, luego de que el año pasado se restringiera la asistencia.

Las 45 muertes superan a las 44 ocurridas por un incendio forestal en 2010, que era considerada hasta ahora la mayor tragedia civil en Israel.

El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, deseó en Twitter al pueblo israelí «fuerza y coraje» para «superar estos momentos difíciles».

Por su parte, la Unión Europea y Francia expresaron por separado sus «condolencias» a los familiares de las víctimas y a la población, deseando «una pronta recuperación a los heridos». Alemania dijo estar «profundamente conmocionada».

«Terribles escenas en la fiesta de Lag Baomer en Israel», tuiteó por su parte el primer ministro británico, Boris Johnson.

Lo leíste en #La Ribera Online

Deja una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: