28 de octubre de 2021

Un tiroteo en una escuela rusa dejó al menos 7 estudiantes y una maestra muertos

Algunos estudiantes pudieron escapar del edificio durante el ataque

Algunos estudiantes pudieron escapar del edificio durante el ataque

Al menos siete alumnos y una maestra murieron en una escuela de la ciudad rusa de Kazán cuando un joven entró al establecimiento disparando de manera indiscriminada, y las autoridades intentan determinar si el suceso, en el que también hubo 21 heridos, tuvo motivaciones políticas o se trató de la obra de un desequilibrado mental que fue detenido, y si actuó solo.

Rustam Minnikhanov, gobernador de la república de Tatarstán, de la que Kazán es la capital, informó que cuatro niños y tres niñas, todos estudiantes de octavo grado, murieron en el hecho. El servicio de prensa del gobernador dijo más tarde que también murió la maestra.

El joven inició el ataque hacia las 9.30 locales (3.30 de la Argentina), abriendo fuego contra los niños en la escuela N° 175 que cuenta, según el sitio del Ministerio de Educación local, 1.049 alumnos y 57 colaboradores.

Según las agencias rusas Interfax, Ria y TASS, un segundo atacante murió, pero el Comité Nacional Antiterrorista y las autoridades locales no mencionaron por ahora a otro sospechoso.

Las autoridades dijeron que se implementaron de inmediato medidas de seguridad adicionales en todas las escuelas de Kazán, una ciudad ubicada a 700 kilómetros al este de Moscú

«El terrorista (denominación aparentemente genérica que no implica seguridad acerca de que se trate de un ataque con fines políticos) fue arrestado, tiene 19 años y un arma de fuego está registrada a su nombre. No se estableció aún si había otros cómplices, pero se está realizando una investigación», dijo Minnikhanov ante periodistas después de visitar la escuela.

Las autoridades dijeron que se implementaron de inmediato medidas de seguridad adicionales en todas las escuelas de Kazán, una ciudad ubicada a 700 kilómetros al este de Moscú.

También anunciaron un día de luto para el miércoles para homenajear a las víctimas. Funcionarios de salud de Tartaristán, en tanto, informaron que 21 personas fueron hospitalizadas con heridas después del ataque, incluidos 18 niños, seis de los cuales se encuentran en cuidados intensivos.

El presidente ruso, Vladimir Putin, expresó sus condolencias a las familias de las víctimas y deseó una pronta recuperación a los heridos en el tiroteo, ordenando al Gobierno que les brinde toda la asistencia necesaria

Los medios rusos dijeron que algunos estudiantes pudieron escapar del edificio durante el ataque, mientras que otros quedaron atrapados dentro. Los estudiantes fueron finalmente evacuados a jardines de infancia cercanos y recogidos por sus familias. Decenas de ambulancias se alinearon en la entrada de la escuela después del ataque, con acceso al edificio cercado por la policía.

Una fuente de las fuerzas de seguridad aseguró que los atacantes eran dos. Uno de ellos fue detenido y el segundo, abatido a tiros, mientras la policía abrió una investigación criminal sobre el tiroteo.

El presidente ruso, Vladimir Putin, expresó sus condolencias a las familias de las víctimas y deseó una pronta recuperación a los heridos en el tiroteo, ordenando al Gobierno que les brinde toda la asistencia necesaria.

Putin también ordenó a Victor Zolotov, jefe de la Guardia Nacional de Rusia, que revisara las regulaciones sobre los tipos de armas permitidas para uso civil.

Antecedentes

El de este martes es el tiroteo más grave en una escuela rusa desde 2018, donde este tipo de episodios son escasos y donde el control de armas es estricto.

En esa oportunidad un estudiante de secundaria mató a 19 personas antes de suicidarse en una escuela secundaria en Kerch, una ciudad de la península de Crimea que Rusia anexó en 2014.

Sin embargo, los incidentes violentos que involucran a estudiantes han ido en aumento en los últimos años.

Las autoridades afirmaron haber frustrado en los últimos años decenas de planes para atacar escuelas, casos que a menudo involucran a adolescentes.

En febrero de 2020, el Servicio Federal de Seguridad (FSB) detuvo a dos jóvenes, nacidos en 2005 y de nacionalidad rusa, que estaban activos en varios sitios web donde defendían asesinatos y suicidios.

Otro caso resonante ocurrió en diciembre de 2019, cuando un hombre atacó a balazos la sede del FSB en Moscú, matando a dos agentes de los servicios especiales.

Lo leíste en #La Ribera Online

Deja una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: