26 de septiembre de 2021

El Cuarteto para Medio Oriente: historia de ilusiones y fracasos

Presidente estadounidense, Joe Biden

Presidente estadounidense, Joe Biden

Si algo distingue al Cuarteto para Medio Oriente, comprometido desde su creación en 2002 con poner en marcha la solución de los «dos Estados», es su constante fracaso para que israelíes y palestinos logren un acuerdo de paz en la región.

El Cuarteto, creado en Madrid por la ONU, la Unión Europea (UE), Rusia y Estados Unidos, constituye un instrumento de la comunidad internacional para consolidar las instituciones y la economía en Cisjordania y Gaza ante la eventual proclamación de un Estado palestino.

Esta semana, el secretario general de la ONU, António Guterres, expresó la disposición del grupo por retomar nuevamente las consultas de sus mediadores, en medio de la ola de violencia desatada entre Israel y el grupo palestino Hamas en Gaza.

El comunicado se refiere, además, a la posibilidad de lograr «pasos tangibles para promover la libertad, la seguridad y la prosperidad para palestinos e israelíes, lo cual es importante por derecho propio», informó el sitio Arab News.

Sin embargo, palestinos e israelíes no han mantenido conversaciones de paz desde abril de 2014, cuando fracasó el plan elaborado por el exsecretario de Estado norteamericano, el demócrata John Kerry.

El secretario general de la ONU, António Guterres, expresó la disposición del grupo por retomar nuevamente las consultas de sus mediadores, en medio de la ola de violencia desatada entre Israel y el grupo palestino Hamas en Gaza

El Cuarteto se formó para facilitar las negociaciones del proceso de paz en el Medio Oriente luego de la Segunda Intifada (rebelión) palestina en 2000.

Se reunió por lo menos 54 veces para cumplir con la hoja de ruta basada en una estrategia de tres fases: la no violencia, el reconocimiento de Israel y la aceptación de los acuerdos previos firmados por israelíes y palestinos.

Desde 2002 fueron nombrados varios enviados especiales para representar a dicho grupo, entre ellos James Wolfensohn, expresidente del Banco Mundial, y el ex primer ministro británico, Tony Blair.

Wolfensohn renunció un año después de ser nombrado en abril de 2004, a raíz de sus diferencias en la negociación con Hamas y por los casos de corrupción de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), que gobierna actualmente en Cisjordania.

Blair, por otra parte, ocupó el puesto de enviado especial del Cuarteto el mismo día en que dejó de ser premier en el Reino Unido, el 27 de junio de 2007.

Exmandatario republicano Donald Trump

Exmandatario republicano Donald Trump

En la página web del Cuarteto, Blair consideró que durante su mandato se habían conseguido varios de sus objetivos, como eliminar puestos de control israelíes en Cisjordania, facilitar los movimientos de trabajadores palestinos hacia Israel o la puesta en marcha de un servicio de telefonía móvil palestino.

Pero los responsables palestinos, que habían recibido con interés la designación de un político internacional como mediador, consideraron más tarde que Blair había adoptado posiciones más cercanas a Israel.

También los supuestos negocios del expremier británico en el Golfo Pérsico, luego de apoyar la invasión de Estados Unidos y sus aliados en Irak en 2003, generaron críticas sobre un presunto conflicto de intereses, informó el diario El País de España.

Blair dimitió como enviado especial del Cuartero el 27 de mayo de 2015, por lo que fue designado el neerlandés Kito de Boer como jefe de la oficina en Jerusalén Este.

El 1 de octubre de 2015, el grupo internacional acordó «reiniciar el motor» del proceso de paz entre israelíes y palestinos e instar a las partes a implementar los acuerdos ya firmados, informó en aquel momento la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini.

Blair había adoptado posiciones más cercanas a Israel

Blair había adoptado posiciones más cercanas a Israel

Sin embargo, meses más tarde, el 30 de junio de 2016, en un documento presentado al Consejo de Seguridad de la ONU, el coordinador especial de dicho organismo, Nickolay Mladenov, nombró tres causas que entorpecían las negociaciones: «La construcción y expansión de los asentamientos en Cisjordania, el deterioro de la situación en Gaza y la falta de control de ese territorio por parte de la ANP».

«Reitero y subrayo que estas tendencias negativas pueden y deben ser urgentemente revertidas para avanzar hacia la solución de dos Estados», dijo este calificado funcionario de la ONU.

A fines de marzo de 2021, el Cuarteto discutió la posibilidad de realizar «negociaciones significativas» entre israelíes y palestinos, bajo la solución de los ´dos estados´».

El secretario general de la ONU Guterres tuvo en cuenta que el flamante Gobierno del presidente estadounidense, Joe Biden, volvió a apoyar dicha fórmula diplomática que había dejado de lado su antecesor, el exmandatario republicano Donald Trump.

Durante su mandato de cuatro años, el magnate inmobiliario no solo reconoció a Jerusalén como capital de Israel, sino que trasladó la embajada norteamericana de Tel Aviv a dicha ciudad.

Precisamente, los palestinos tienen la intención de proclamar la capital de su futuro Estado en Jerusalén Este, conquistada por Israel en la Guerra de los Seis Días en 1967.

Lo leíste en #La Ribera Online

Deja una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: