23 de octubre de 2021

Sujatovich: «Quiero molestar un poco con canciones que al final no van por donde uno piensa»

Sujatovich: “Sacar un primer disco solista de temas propios es un desafío enorme".

Sujatovich: “Sacar un primer disco solista de temas propios es un desafío enorme».

La cantante, compositora y pianista Luna Sujatovich aseguró a Télam que “Desafío Guerrero”, el primer álbum de una prometedora carrera solista, pretende “molestar un poco” a partir de estructuras que eluden la forma tradicional de la canción y que sientan las bases para que se «escuchen cosas que al final no van por donde uno piensa que van a ir”.

Ecléctica para cruzar ritmos rioplatenses como el candombe uruguayo y el folclore argentino con el lenguaje del jazz, el rock y el R&B, Sujatovich comparte su alquimia y convida por igual bocanadas de optimismo y melancolía durante su viaje por inesperados paisajes sonoros que se suceden unos a otros, a veces incluso dentro del universo de una misma canción.

“Sacar un primer disco solista de temas propios es un desafío enorme. Más cuando, al principio, la música no tenía un horizonte muy claro. Tratamos de respetar la música desde el principio, sin pecar de querer ir a algo más seguro. Mucho menos pecando de querer agradar o tener que explicarle a la gente lo que estábamos haciendo. Esto es lo que me iba diciendo durante el proceso y que también hablaba con mi productor, Nico Btesh”, sostuvo la artista en diálogo con esta agencia.

[embedded content]

En la mañana

Para la artista de 31 años nacida en Buenos Aires, que cuenta con una larga trayectoria que incluye algunos momentos épicos como la presentación en el Teatro Colón de Coti Sorokin, al que acompaña como arregladora y tecladista hace doce años, o su performance en el Obelisco para interpretar la canción oficial de los Juegos Olímpicos de la Juventud, «ningún proceso artístico es en línea recta» y su nuevo trabajo no fue la excepción.

Sobre el proceso creativo de este disco, confesó que resultó tanto “enigmático” como “angustiante” porque desconocía lo que iba a pasar “con cada una de las canciones, que hasta entonces eran solo bocetos de piano y voz, y que podían tomar otra forma a partir de la infinita paleta de posibilidades que hay para vestir una canción”.

«Ahora ya estoy haciendo canciones nuevas y pensando todo el tiempo en un segundo disco, que sería distinto ya por poder vivirlo y afrontarlo desde otro lugar, sabiendo que mi música funciona”, completó la hija del músico Leo Sujatovich y hermana de Mateo, el líder del ascendente grupo Conociendo Rusia, con quien canta a dúo “Esta noche” que cierra el álbum, disponible desde esta semana en todas las plataformas digitales.

La artista de 31 años, nacida en Buenos Aires, cuenta con una larga trayectoria.

La artista de 31 años, nacida en Buenos Aires, cuenta con una larga trayectoria.

Télam: ¿Por qué decís que fue angustiante el proceso del disco?
Luna Sujatovich: Es tortuoso cuando uno tiene muchas ganas de algo pero al mismo tiempo te lleva mucho trabajo y es todo tan incierto. No saber si vas a poder hacerlo hasta que recién se van dando las cosas. Además desde hace muchos años que yo quería que pasara esto y por distintas razones no se me estaba dando, tal vez por mi contexto laboral y que me surgían trabajos que me obligaban a seguir pateándolo. Empecé a darle prioridad cuando me propuse hacer el taller de Edgardo Cardozo, donde empecé a tener un día a la semana para mostrar mis cosas, recibir devoluciones y otros disparadores que me sirvieron para empezar a jugar y a generar ideas nuevas. Ahí fue cobrando más continuidad.

T: ¿Por qué elegiste «En la mañana» como primer adelanto?
LS: Tiene esa cosa medio ecléctica, un poco indefinida en un género. Siento como que representa esa cosa mía de no poder quedarme o como bancándome una estructura más tradicional. Me gusta sorprenderme a mí misma con las cosas que hago. Y me gusta tener ese desafío: quiero molestar un poco. Quiero que los demás escuchen cosas que no vayan a donde creen que van a ir. Muchas veces, cuando estoy componiendo, pienso que ojalá mi música le sirva a la gente para algo: que los ayude en algo o los haga pensar. Las canciones hablan sobre cosas que me pudieron haber pasado a mí, pero también son sugerencias sobre cosas no tan directas. No hay eslóganes o carteles, porque no voy por ahí. En general, la poética puede tener diversas interpretaciones. «En la mañana» habla mucho de escuchar la propia voz; está bueno hablar con otros, escuchar consejos y demás, pero si no lo sentís en tu cuerpo, es mejor esperar o seguir haciéndote preguntas.

T: ¿Cómo te acompañó tu familia en este proceso?
LS: Nos acompañamos mucho. Con mi disco en particular nunca esperé mucho para mostrarles cosas y nunca me guardé mucho nada. Fue abrir la pregunta con gente en la que confiaba; en este caso mi familia, que son músicos que laburan de eso, y confiaba en su criterio.

Sobre el proceso creativo de este disco, confesó que resultó tanto “enigmático” como “angustiante”.

Sobre el proceso creativo de este disco, confesó que resultó tanto “enigmático” como “angustiante”.

T: ¿Más aliviada ahora que ya el disco está en la calle?
LS: Sí, porque es como que ya estoy en la recta final. Pasaron muchas cosas y también se vienen muchas otras nuevas. La parte nueva es descubrir tocar esta música y encontrarme con les musiques a ensayarla. Ya tuvimos un primer ensayo que hicimos para presentarnos en el programa de Lito Vitale. Y fue como «ahora arranca una nueva temporada», algo re nuevo y hermoso. Estoy con ganas de empezar a tocar esta música, porque esto de estar en casa recibiendo mensajes lindos está buenísimo y todo, pero me falta esto de tocar y defender el disco, exponerme al ciento por ciento.

T: Tu primera maestra en la música fue tu abuela Pichona. ¿Qué podés contar sobre ella y sobre la historia que cuenta que tuvo como alumno a Charly García?
LS: Mi abuela ante todo era una abuela hecha y derecha, una súper abuela que nos trataba como en algodones. Era llegar a la casa de la abuela y mínimo había una docena y media de sanguchitos de miga. Cuando íbamos con mi hermano, el plan era que nos turnábamos media hora cada uno en el piano, entre la merienda y la siesta. Los primeros años fueron así: ir a lo de mi abuela, porque a mi viejo no le gustaba mucho dar clases. Y así fue como con mi hermano Mateo y mi primo Ezequiel nos enganchamos yendo a tomar clases a lo de Pichona. ¿La historia con Charly? Debería averiguar un poco más, pero sé que en un momento Charly cayó a la casa de mi abuela y dicen algunos que «Los Dinosaurios» la empezó a componer ahí.

Lo leíste en #La Ribera Online

Deja una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: