23 de octubre de 2021

«El caso que salió a la luz es idéntico al mío», dijo una víctima anterior

Las autoridades del Sanatorio Güemes emitieron un comunicado de prensa en el que expresaron que lamentaban "profundamente" la situación y consignaron que ya se habían puesto “a disposición de lo que la Justicia solicite”..

Las autoridades del Sanatorio Güemes emitieron un comunicado de prensa en el que expresaron que lamentaban «profundamente» la situación y consignaron que ya se habían puesto “a disposición de lo que la Justicia solicite”..

La joven de 27 años que en diciembre pasado denunció haber sido abusada en el Sanatorio Güemes mientras estaba bajo los efectos de la anestesia, aseguró este jueves que el caso que salió a la luz esta semana «es idéntico» al suyo.

La joven sostuvo que conocer detalles de lo sufrido el jueves pasado por una mujer que fue a operarse la rodilla “es como revivir nuevamente toda esta pesadilla”.

“Mi caso es igual, muy similar al que salió a la luz estos días y es como revivir nuevamente toda esta pesadilla. El caso que salió a la luz es idéntico al mío”, dijo Noelia en declaraciones que hizo llegar a la prensa a través de un audio.

La joven contó que, a mediados del año pasado, había acudido varias veces a la guardia del centro asistencial porque “sufría de cólicos biliares fuertes” y que la última vez que fue le dijeron que debía operarse de urgencia, tras lo cual le asignaron una fecha para el 25 de agosto al mediodía. 

“Me llevaron a una sala anterior al quirófano. Se encontraban en ese momento un enfermo que ya se iba por el cambio de guardia, otro enfermero que estaba ayudando al anestesista y escuché también una voz de una mujer”, contó Noelia, quien en la causa por este hecho está representada por la abogada Raquel Hermida Leyenda, del mismo modo que las otras dos víctimas.

“El anestesista habló conmigo y me dijo que me iba a suministrar una droga antes de la anestesia, lo cual me pareció un poco raro pero no me quedaba otra que aceptar. Enseguida sentí que todo me empezaba a dar vueltas; me sentí muy mareada, asustada y, a pesar de que tuve varias intervenciones, nunca había sentido eso”, dijo.

Ya desde el momento en que se despertó, empezaron a aparecer indicadores de que algo no andaba bien.

“Cuando me despierto solo sentía mucho dolor general. En la sala de recuperación mi esposo logró ver que tenía marcas pero yo le dije que se quede tranquilo, que seguramente era Pervinox, jamás me hubiera imaginado nada extraño”, contó

Minutos después le dieron el alta junto con el documento de epicrisis –texto que resume los aspectos más relevantes de la enfermedad que cursó el paciente, los procedimientos llevados a cabo por los médicos y, si las hubo, las complicaciones registradas- “donde no figuraba nada raro”.

“Fui a mi casa y seguí las instrucciones de no bañarme hasta el otro día, pero esa noche no dormí porque me sentía muy dolorida y perturbada. No podía conciliar el sueño y estaba como en un estado de nerviosismo que no entendía”, continuó. 

La pesadilla terminó de presentarse al otro día cuando, tras darse una ducha, le pidió ayuda a su pareja para cambiarse.

“Ahí nota mi esposo las marcas en la pared interna de los dos muslos y, como yo no lograba verme, empecé a sacarme fotos con el celular y eran alevosas las marcas, oscuras, grandes y de igual tamaño”, contó.

Además, en los glúteos “tenía marcas de dedos de diferentes tamaños” pero también hematomas como de golpes, “muy oscuros”.

“Luego de eso entré en shock y llamé a la policía, que me llevó al hospital Ramos Mejía. Consultaron con la fiscalía y se presentó una médica legista que junto a dos ginecólogos constataron las lesiones”, dijo.

La investigación por el delito de “abuso doblemente agravado” está en manos de la Fiscalía Nacional en lo Criminal y Correccional N° 23, a cargo de Marcelo Retes, y del Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Nª 47 a cargo de Mónica Berdión de Crudo.

La joven tuvo apoyo psicológico y psiquiátrico por ataques de pánico y una depresión que persiste en la actualidad.

Además de pasar por todas las instancias que requiere una denuncia y su constitución como querellante, la joven tuvo que “empezar también con apoyo psicólogo y psiquiátrico», porque tenía «ataques de pánico, nerviosismo» y estaba «muy deprimida”, síntomas que siguen vigentes en la actualidad. 

La de Noelia es la segunda de tres denuncias que pacientes de diferentes edades que no se conocen entre sí presentaron en el último año, todas ellas asegurando haber sido abusadas en el marco de una intervención quirúrgica en el Sanatorio Güemes.

La última denuncia se conoció este lunes y corresponde a una mujer que se operó una pierna.

La última se conoció este lunes y corresponde a una mujer que el pasado jueves se sometió a una operación en una pierna. 

Por el hecho fue detenido un camillero cuyo nombre no trascendió, en el marco de la causa por “abuso sexual doblemente agravado” que investiga el Juzgado Criminal y Correccional Nº19 a cargo de Diego Slopski.

Es que en el último episodio el ataque se evidenció rápidamente dado que la víctima se despertó ensangrentada por un desgarro en su zona genital y tuvo que recibir atención médica ahí mismo por las lesiones.

La abogada Hermida Leyenda representa a la joven y a otra de las víctimas de abuso.

La abogada Hermida Leyenda representa a la joven y a otra de las víctimas de abuso.

Hermida Leyenda, que también representa a esta tercera víctima, aseguró que esta misma mujer presumiblemente fue abusada también en una intervención quirúrgica anterior a la que se sometió en el mismo sanatorio, en noviembre del año pasado.

“Ella pasó por tres intervenciones a raíz de un accidente y ahora se da cuenta que de la segunda intervención salió de la misma manera”, afirmó. 

Tras hacerse público este último caso, las autoridades del Sanatorio Güemes emitieron el pasado martes un comunicado de prensa en el que expresaron que lamentaban «profundamente» la situación «de público conocimiento” y consignaron que ya se habían puesto “a disposición de lo que la Justicia solicite”.

“Contamos con estrictos protocolos para asegurar la integridad de nuestros pacientes y garantizar una excelente atención médica y calidez humana, poniendo al paciente siempre en el centro. Por eso, estamos siempre a disposición de lo que la Justicia solicite y de cualquier otro organismo que así lo requiera, para poder esclarecer esta situación lo más pronto posible”, indicó el texto.

Lo leíste en #La Ribera Online

Deja una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: