27 de septiembre de 2021

Parlasur analizó el envío de material represivo de Argentina a Bolivia

En la sesión se analizó el presunto envío de material represivo a Bolivia por parte del Gobierno de Mauricio Macri.

En la sesión se analizó el presunto envío de material represivo a Bolivia por parte del Gobierno de Mauricio Macri.

La Comisión de Ciudadanía y Derechos Humanos del parlamento del Mercosur, Parlasur, analizó este viernes las denuncias sobre envío de material represivo desde Argentina a Bolivia durante el golpe de Estado de 2019, en una reunión virtual en la que varios expositores dieron detalles sobre lo ocurrido y las causas judiciales en marcha.

El actual embajador argentino en Bolivia, Ariel Basteiro, aseguró en este ámbito que el Gobierno de Mauricio Macri practicó “una diplomacia corrupta, que se dedicó a enviar armas para matar gente”, al hacer uso de la palabra.

El 8 de julio pasado, el canciller boliviano, Rogelio Maya, denunció que su país recibió armamento desde Argentina durante las jornadas del golpe de Estado que derrocó a Evo Morales e instauró en el poder al Gobierno de facto de Jeanine Áñez, en noviembre de 2019.

Patricia Bullrich esgrimió en su defensa que las municiones fueron a Bolivia "para entrenamiento de los gendarmes".

Patricia Bullrich esgrimió en su defensa que las municiones fueron a Bolivia «para entrenamiento de los gendarmes».

“Fue un golpe de Estado como hacía mucho tiempo no se veía en América Latina, con los militares exigiendo la renuncia del Presidente y reprimiendo al pueblo con armas de fuego y muerte”, resumió Basteiro.

El diplomático también dijo que es preciso investigar la denuncia “contra el gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, que recibió previo al golpe en Bolivia aviones de la fuerza aérea de Estados Unidos sin conocer qué traían”.

Basteiro precisó que lo que se está investigando es si brigadas argentinas que cruzaron la frontera entre Argentina y Bolivia para combatir incendios forestales desde Jujuy, un mes y medio antes del golpe, en realidad no ingresaron para “generar un proceso de desestabilización”.

"Si las masacres se hicieron con balas argentinas, a los funcionarios del Gobierno de Macri les debe caer todo el peso de la justicia" dijo Harispe.

«Si las masacres se hicieron con balas argentinas, a los funcionarios del Gobierno de Macri les debe caer todo el peso de la justicia» dijo Harispe.

Sobre la denuncia concreta hecha por el Gobierno boliviano sobre el envío de armamento, Basteiro dijo que “la embajada argentina había pedido el envío de gendarmes; pero a último momento se agrega un pedido extra con 70.000 cartuchos antimotines, 612 gases lacrimógenos y 110 aerosoles de gas pimienta”.

“Luego -continuó- se descubre en una auditoría de Gendarmería que ese último ingreso de material no pasó por los trámites de la Aduana ni ante las autoridades bolivianas. Ese cargamento se decidió a último momento”.

“El 12 (de noviembre de 2019) sale de El Palomar un avión Hércules con los diez gendarmes más dos oficiales. Los gendarmes reconocen que ellos subieron con sus pertrechos, que estaban verificados en los trámites aduaneros, pero que había dos sospechosos pallets con dos cajas de grandes dimensiones que nadie sabía para qué estaban allí”, relató Basteiro.

El embajador explicó que tras el aterrizaje en La Paz, parte de ese cargamento fue llevado en una camioneta de la policía boliviana, y ese dato permitió el hallazgo, días pasados, de 29.600 balas antitumulto, entre otros armamentos, en un depósito de esa fuerza de seguridad.

Basteiro dijo que “la embajada argentina había pedido el envío de gendarmes; pero a último momento se agrega un pedido extra con 70.000 cartuchos antimotines, 612 gases lacrimógenos y 110 aerosoles de gas pimienta”.

Basteiro dijo que “la embajada argentina había pedido el envío de gendarmes; pero a último momento se agrega un pedido extra con 70.000 cartuchos antimotines, 612 gases lacrimógenos y 110 aerosoles de gas pimienta”.

Basteiro anticipó que el próximo lunes el Ministerio de Gobierno de Bolivia dará una conferencia de prensa “y allí sabremos a quién pertenece y se podrá determinar el destino desde Argentina que tuvo ese cargamento”.

“Esta claro que con este hallazgo de la policía se encuentra parte de la prueba del delito, es la parte que la policía boliviana se llevó del aeorpuerto”, indico el embajador.

Sobre las causas judiciales abiertas en Argentina y Bolivia por este hecho, Basteiro consideró que “se trata de contrabando agravado con falsificación de documento público y abuso de autoridad» y posiblemente también de «asociación ilícita”.

«Nos costó mucho la construcción del Nunca Más para que ahora se reitere el autoritarismo en nuestra región”

Paulo Abrao, secretario ejecutivo de la Comisión Interamericana de DDHH

El embajador sostuvo que “Bolivia entiende que tiene condiciones de poder ir a la justicia internacional por violación de derechos humanos y sedición” a la vez que se avanza en el Poder Judicial boliviano en otra denuncia por “contrabando de armas”.

El embajador argentino en La Paz también contradijo las explicaciones dadas por la exministra de Seguridad del macrismo, Patricia Bullrich, quien esgrimió en parte de su defensa que las municiones fueron a Bolivia para entrenamiento de los gendarmes.

El golpe en Bolivia que puso ilegalmente a Áñez en la presidencia dejó víctimas por las cuales sus deudos reclaman justicia.

El golpe en Bolivia que puso ilegalmente a Áñez en la presidencia dejó víctimas por las cuales sus deudos reclaman justicia.

“Los gendarmes estuvieron activos los primeros días tras el golpe en la vigilia de la embajada y las casas del personal diplomático y luego en febrero ya cayó la pandemia, con lo cual esos gendarmes no pudieron ir a entrenar a ningún lugar”, explicó.

También cuestionó al gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, a quien acusó de “querer matar al mensajero”.

“Lo que hicimos en la embajada es dar a conocer lo que descubrimos, las irregularidades que el Gobierno de Morales cometió durante el golpe del Estado, y esto no puede quedar impune”, concluyó Basteiro.

A su turno, la Defensora del Pueblo de Bolivia, Nadia Cruz, dio detalles sobre las masacres cometidas en Bolivia tras el golpe de Estado y consideró que por esos días se configuró “un Plan Cóndor 2”, en alusión a lo que interpretó como la segunda etapa de un plan de coordinación represiva entre Estados, que tuvo su inicio durante las dictaduras latinoamericanas en los años 80.

“Estamos hablando de masacres, de graves violaciones a los derechos humanos. Nos costó mucho la construcción del Nunca Más para que ahora se reitere el autoritarismo en nuestra región”, finalizó.

“Estamos hablando de masacres, de graves violaciones a los derechos humanos. Nos costó mucho la construcción del Nunca Más para que ahora se reitere el autoritarismo en nuestra región”, finalizó.

En este sentido, le pidió al Parlasur la constitución “de una Comisión de la Verdad” y dijo que lo ocurrido fue “una cooperación de Estados para generar injerencias en otros Estados y ser cómplices de graves violaciones de los derechos humanos”.

Por su parte, Paulo Abrao, secretario ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos durante el golpe en Bolivia, sostuvo que “las fuerzas represivas de Bolivia estaban muy bien preparadas en términos de municiones”.

Consideró que “una de las líneas de investigación tiene que ser de dónde provienen estos materiales bélicos y si no provenían de los calibres oficiales de las fuerzas de Bolivia, la idea es que venían de afuera y no del país”.

“Estamos hablando de masacres, de graves violaciones a los derechos humanos. Nos costó mucho la construcción del Nunca Más para que ahora se reitere el autoritarismo en nuestra región”, finalizó.

Lo leíste en #La Ribera Online

Deja una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: