25 de septiembre de 2021

«Tenemos perspectivas muy buenas para el turismo»

El vicepresidente del Instituto de Turismo, Mauro Floreas, analizó el escenario actual y del sector; al tiemp que trazó las proyecciones de cara a la primavera y a la próxima temporada estival en lo que se espera sea la postpandemia en el Chaco y el país. «Las perspectivas que tenemos son muy buenas: el proceso de vacunación es exitoso, y de hecho ya están inscribiendo a menores de 18 años, y esto es fundamental para los viajes de turismo estudiantil», explicó.

De todas maneras, recordó que a instancias del Ministerio de Turismo de la Nación, se habilitó el turismo grupal de hasta 10 personas; y adelantó que a partir de agosto se pondrá en marcha una nueva etapa del programa Pre Viaje, que subsidia el 50% de los paquetes turísticos. «Esto nos da una buena proyección a diciembre, que es el mes en que comenzaría a hacerse efectivo el beneficio», subrayó y recomendó, en esa línea, aguardar el lanzamiento del programa antes de contratar. 

Para Flores, el esquema de «semáforo» que se establece a través del Pasaporte Chaco (que es obligatorio desde el fin de semana pasado), sumado al avance de la vacunación son «esenciales para alentar al turismo receptivo». En síntesis, consideró que la actividad «se está reactivando, pero es distinta la suerte de quienes cuentan con el pasaporte amarillo y más aún la de los rojos». «Creo que esto va a ir mutando hacia la gran mayoría en verde con un alto porcentaje de gente inoculada que nos va a permitir un turismo con mayor actividad», reflexionó.

El vicepresidente del Instituto de Turismo marcó que «hay una repunte de la economía, pero entendemos que en estos meses va a haber mayor cantidad de recursos circulando lo que va a permitir una reactivación en general». 

Gastronomía y hotelería

Al hacer un balance de dos rubros clave para el sector como son  la gastronomía y la hotelería, Flores hizo una distinción importante. «La gastronomía tuvo muy buena ocupación, cosa que quedó evidenciada al circular por las calles de Resistencia, pero lo mismo ocurrió en el interior, en virtud de la habilitación de los espacios cerrados», consideró por lo que, a su criterio, el balance tras la reapertura y el receso invernal es «positivo».

Distinta es la suerte que corrió la hotelería. «Los hoteles no han excedido el 30% de su capacidad, y si bien se nota una leve mejora desde la apertura, hace unos ocho meses, todavía no están en los niveles necesarios para el óptimo funcionamiento que les permita pagar los gastos corrientes», remarcó. El funcionario apuntó que esta coyuntura surge como consecuencia, también, de la restricción al transporte de turismo, pero confió en una pronta normalización de las actividades.  

A %d blogueros les gusta esto: